TOTTENHAM

Un estadio a cambio de estrellas

El Tottenham estuvo 517 días sin fichar para financiar el nuevo Tottenham Hotspur Stadium. Ahora, Kane pide proyecto, pero en la caja no hay ahorros.

Un estadio a cambio de estrellas.

"Siempre he dicho que si no siento que vamos en la dirección correcta, entonces no soy alguien que se quede por el simple hecho de hacerlo". Las palabras de Harry Kane en una entrevista en Sky Sports retumbaron en todo el Tottenham Hotspur Stadium, quizás causa de sus declaraciones. La gran estrella y buque insignia del proyecto dejaba por primera vez en el aire su continuidad en el club que le vio crecer. Un proyecto que se empezó a tambalear en invierno de 2018...

El 31 de enero de 2018 se inició un largo periplo, inverosímil en el fútbol de hoy en día. Desde ese día hasta el 2 de julio de 2019 transcurrieron 517 casillas en el calendario donde Daniel Levy no realizó ni un solo fichaje. Es más, en el mercado de verano de 2018, el Tottenham fue el único equipo de las cinco grandes ligas que no firmó ningún nuevo jugador. Ahora, Kane, su referente, reclama proyecto deportivo, el cual estuvo parado más de un año. ¿El motivo? La construcción del nuevo estadio.

El recién estrenado Tottenham Hotspur Stadium ya es parte de la historia del club, pero para que en él se vivan grandes noches, se necesita una plantilla de garantías. Mauricio Pochettino, en su día, ya lo reclamó tras perder la final de Champions ante el Liverpool: "Hemos competido con un equipo que lleva armándose cuatro años para jugar finales. Si el Tottenham no hubiera priorizado el estadio y no gastar cero libras en fichajes... Esperemos que este sea el inicio de algo grande para el club". No obstante, desde entonces ha habido cambio de técnico, fichajes de segunda fila, pérdidas como Eriksen y una temporada decepcionante.

El Tottenham Hotspur Stadium, el día de su inauguración.

Una inversión descomunal

Desde luego, la inversión realizada en el nuevo estadio ha impedido el aumento de gasto en las oficinas del Tottenham. El pasado 3 de abril se inauguró en un partido frente al Crystal Palace, tras 22 meses de obras y un total de 850 millones de euros invertidos en él. Se estrenó, además, en un año brillante, con la final de la Champions y la clasificación de nuevo para la máxima competición continental. Pero los spurs necesitaban aire fresco en la plantilla y fondo de armario. Llegaron Lo Celso, Sessegnon y Ndombelé, pero las lesiones pasaron factura una vez más. Tal es así que Pochettino fue destituido y Mourinho se hizo cargo del banquillo.

La llegada del portugués no vació la enfermería y Bergwijn o Gedson Fernandes, fichajes invernales, tampoco han sido capaces hasta el momento de dar un giro de tuerca a la situación. Así pues, Kane se ha lanzado públicamente a pedir a Daniel Levy un salto cualitativo poniendo en duda incluso su estancia en Londres. Si bien los refuerzos invernales hacían creer que la economía del club ya alcanzaba el punto próspero suficiente para encontrar grandes refuerzos, la crisis del coronavirus vuelve a ponerlo en entredicho. El Tottenham no se reforzó a tiempo y ahora paga la segunda hipoteca de su estadio: las dudas de los jugadores.

El Tottenham Hotspur Stadium ya ha vivido unas semifinales de Champions.

El Real Madrid como espejo

Florentino Pérez y la Junta Directiva del Real Madrid aprobaron la financiación de la remodelación del Santiago Bernabéu, que alcanzará un coste total de 796,5 millones de euros. Es decir, algo menos que el Tottenham Hotspur Stadium, pero una cantidad lo suficientemente alta como para condicionar el futuro económico de la entidad. Quizás por ello, el presidente ha cambiado la política de fichajes en los últimos años, sin entrar en cifras desorbitadas salvo en contadas excepciones como la de Eden Hazard.

A diferencia del Tottenham, el Madrid ha pagado por talento joven como el de Rodrygo, VInicius, Reinier o en su día Odegaard teniendo en previsión el descontrol del mercado de fichajes y la inversión ya contemplada de su feudo. Incluso Kylian Mbappé, llamado a mover cientos de millones en transferencias, no está descartado y ya se trabaja en una posible operación futura. Mientras los jóvenes crecen y dan indicios de poder convertirse en estrellas mundiales, el club sigue pagando el estadio. Un contraste total con el Tottenham, que hizo cuarentena de fichajes durante 517 días y ahora ya hace dudar hasta a sus propios futbolistas...