REAL MADRID

Sergio Ramos, 34 años y un futuro incierto en el Real Madrid

El capitán vive este lunes un cumpleaños diferente por el coronavirus y con dudas en torno a su renovación. Quiere dos temporadas. El club le ofrecería una.

Por muchos y muy diferentes motivos, este lunes será especial para Sergio Ramos. Primero, porque el capitán del Real Madrid cumple 34 años; segundo, porque lo hace de una manera peculiar e inesperada, en cuarentena por la crisis del coronavirus; y tercero porque, además de la incertidumbre que genera la pandemia, el central maneja también la incógnita sobre su futuro.

Ramos finaliza contrato de blanco en 2021 y, como contó AS el 20 de febrero, desde los despachos no han iniciado las conversaciones para su renovación. Es un asunto al que el club no tenía pensado darle prioridad, menos aún con la compleja problemática actual. Por ello la situación no se presenta fácil, algo que ya ocurrió antes, en 2015 y 2019, cuando se trató el estado contractual del central (percibe actualmente unos 14 millones netos). Y ahora hay un peligro añadido: si no hay ampliación, el próximo 1 de enero podría negociar con quien quiera e irse a coste cero en junio de 2021.

El verano pasado: de la tensión a la paz

El Madrid, como es habitual en los casos en los que el futbolista pasa de la treintena, le ofrecería a Ramos un año más, hasta 2022, mientras que el jugador desearía seguir hasta 2023. La directiva analiza que, de darse la propuesta pensada para el andaluz, este concluiría su etapa en el Bernabéu con 36 años, una cifra muy a tener en cuenta pese al cuidado físico del '4'. Cumplir los deseos del capitán, en cambio, supondría que el compromiso acabaría cuando tuviera 37 años, un supuesto a día de hoy no contemplado.

El último encuentro entre las partes, el pasado mayo, después de que en marzo Florentino y Ramos discutieran tras la eliminación en la Champions, fue sonado. El capitán planteó la posibilidad de irse gratis a China y el Madrid se cerró en banda. Al final, hicieron las paces y el defensa volvió a verbalizar en una rueda de prensa en Valdebebas su sueño: retirarse como madridista. De estos meses depende que se convierta en realidad.