ATLÉTICO

Un Atlético decimotercero en ingresos que mira ahora por “la supervivencia”

El Atlético anunció un ERTE por el azote de la crisis del coronavirus. Durante el último ejercicio había incrementado un 21 % sus ingresos y sumaba un lustro entre los que más recaudan.

La carrera de ascenso económico del Atlético se ve frenada ahora por la pandemia del Coronavirus. El club madrileño ha anunciado un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) con “el objetivo de garantizar la supervivencia”. La curva de crecimiento rojiblanco exhibida durante las últimas temporadas a nivel de ingresos corre peligro por la crisis provocada por el virus. Los datos de la temporada 18-19 señalaban que el Atlético, según el informe Deloitte, se mantenía como el decimotercer equipo en ingresos del Viejo Continente. Justo por detrás del Borussia de Dortmund y por delante del Inter de Milán. El Atlético presentó unos ingresos en la campaña pasada de 367,7 millones, por 377,1 del club alemán y 364,6 del lombardo. El club madrileño lleva instalado en ese puesto del ranking que ofrece Deloitte desde la campaña 15-16. En el último año, había registrado un 21 % en su cuenta de ingresos. Los comerciales, en concreto, lo habían hecho un 11 %, apuntando a los nuevos contratos de patrocinio, siempre citando el mencionado ingreso que significaba cómo el Atlético se había visto muy beneficiado también por la política de UEFA en cuanto derechos de transmisión, tras haber participado durante la última temporada en los octavos de final de la Champions. Deloitte también subrayaba el papel del nuevo estadio y de sus posibilidades para elevar la cuantía de ingresos.

Con todo, el esfuerzo económico para mantener la plantilla ya fue considerable y muy exigente. De hecho, la marcha de Lucas mediado el ejercicio sirvió para paliar el final del ejercicio. El Atlético volvió a reinventarse en verano, salieron muchos futbolistas por las cláusulas y se trajo a otros a la vez que se habían firmado ampliaciones muy importantes de jugadores capitales. En septiembre Gil Marín, CEO del Atlético, anunciaba un presupuesto récord para el presente ejercicio de más de 500 millones y el límite del gasto en plantilla para el control financiero de LaLiga quedaba fijado en 348,5 millones. Ahora el azote del coronavirus obliga, dice el club, a “salvaguardar el futuro” del club.

El Atlético había aumentado sus ingresos en 191 millones en el último lustro. De los 177 de 2015 a los 367 de la campaña pasada de los cuales 209 llegaban por derechos de retransmisión, un 57 % mientras, un 27 % llegan desde la actividad comercial. El Real Madrid y el Barcelona, por ejempo, están cerca del 50 % en ingresos comerciales y su dependencia de los derechos televisivos está en el 35 %. Es ahí donde Deloitte pone el acento y considera la clave para asegurar un crecimiento sin altibajos. Es necesario reducir la dependencia de los ingresos por retransmisiones y explotar otros activos (merchandising, contenidos, instalaciones, etc). Los clubes líderes de esa lista así lo hacen. Para el Atlético, que se reanude el campeonato y que obtenga plaza en la próxima Liga de Campeones son imperativos para mantener su status. Tiene, por ejemplo, negociaciones de renovaciones en curso y pagos de fichajes como el de Joao Félix aplazados.