RFEF

"No hablamos de fútbol con la UME montando hospitales"

Luis Rubiales, en una entrevista a AS, antepone la salud y avisa que no se volverá a jugar Liga ni Copa ni convocará elecciones en la RFEF hasta que lo autorice el Gobierno. "Lo importante es vencer al virus".

"No hablamos de fútbol con la UME montando hospitales"

 -Casi dos años de mandato intensos, pero lo dramático ha sido esta crisis del Coronavirus.

-No es algo que me haya tocado a mí, sino a todos los españoles y a casi todo el Mundo. Ahora mismo nuestra mayor preocupación es la salud de los futbolistas, árbitros, entrenadores, empleados y dirigentes del futbol español. Celebro que LaLiga haya cambiado de criterio y que haya asumido la tesis de la Federación, que desde el primer día ha sido suspender el Campeonato hasta que el Gobierno nos autorice a retomarlo.

 -¿Quizás de esta crisis salga la paz entre Tebas y Rubiales? ¿Le tiende su mano al presidente de LaLiga?

 -Siempre hay que tender la mano, dialogar e intentar llegar a acuerdos como el de esta suspensión indefinida. Es importante mostrarse conciliador y que el fútbol español se mantenga unido, más aún en un momento como el actual. Sería bueno, sin duda.

-Usted abogó desde el primer momento por suspender las competiciones, ¿fue porque calculó rápido la gravedad de la situación?

 -Tuvimos muy claro como actuar desde el principio y suspender todas las competiciones que son de responsabilidad exclusiva de la RFEF. La salud de todos es lo primero. Con esto no se puede jugar.

 -¿Ha calculado el daño económico que le supondrá esta crisis al fútbol?

 -Nos preocupan los daños económicos, y estamos trabajando duramente en ello, pero en segundo término y por detrás de la salud. El fútbol modesto ha recibido muchos ingresos de la RFEF, que siguen estando garantizados, hasta el último céntimo. Quiero aprovechar para agradecer a los clubes que donaron a la sanidad pública los test de prueba del coronavirus que fueron facilitados por LaLiga, estos sí son los valores del fútbol. Hay mucha gente que los necesitaba con mayor urgencia.

 -Todo el mundo hace cálculos sobre el momento de volver a jugar, ¿también Rubiales?

 -Desde la RFEF lo tenemos muy claro. Lo más importante era, es y será siempre la salud de todos los españoles. Las competiciones se reanudarán únicamente cuando la salud de todos esté garantizada y la integridad de la competición asegurada, nunca antes. Lo de volver a jugar en cuatro o cinco semanas fue idea de otros, no nuestra. Afortunadamente ahora tenemos todos la misma opinión. No se puede ni tan siquiera pensar en volver a jugar cuando la UME está en la calle montando hospitales de campaña.

 -¿Entonces, cuándo y cómo retomar la competición?

 -Cuando las autoridades nos indiquen que podemos retomar la competición valoraremos, junto a la AFE y LaLiga, el tiempo que necesitan los futbolistas para recuperar su estado de forma y comenzar la competición con plenas garantías.

 -Según algunas opiniones, cuando se retome LaLiga se podrían jugar partidos cada 48 horas. ¿Qué opina?

 -Yo he sido futbolista profesional durante muchos años y sé perfectamente que jugar cada 48 horas continuadamente es imposible porque va en contra de la salud de los deportistas y esto es contrario a la integridad de la competición.

 -Pues, sinceramente, con este panorama mucha gente se pone en el escenario de una Liga inconclusa. Aunque a usted le cueste, no es un escenario imposible. ¿Admite la posibilidad de que el campeonato no pueda reanudarse? De ser así, ¿qué hará con el título, los ascensos, los descensos...?

 -La prioridad es la salud, pero en segundo término está la integridad de la competición. Cuando pase esta pesadilla recuperaremos la normalidad. Dar carpetazo a la competición y decretar ascensos, descensos y campeones, es algo que no me planteo, porque siempre hemos defendido que una competición que empieza debe terminar. Lo más razonable es que, cuando la salud lo permita, se retomen las competiciones, y la temporada 20/21 se adecúe según el tiempo y el calendario que nos quede. Cualquier otro escenario es injusto.

 ¿Qué institución debe resolver todos estos enigmas, la Federación o LaLiga? De ser usted el último responsable, ¿pedirá consejo a UEFA?

 -La Federación desde luego, pero trabajaremos, sin imponernos fechas que presionen o impongan medidas contrarias a la salud, para que la competición concluya con todas sus jornadas jugadas. Escucharemos a todos antes de tomar decisiones. Los organismos que regimos el fútbol español tenemos que intentar ponernos de acuerdo. Desde la RFEF, que es la casa de todo el fútbol español, siempre buscamos el consenso en cada decisión. Respecto a UEFA, sabe que soy vicepresidente y la comunicación con Ceferin es diaria. Estoy muy comprometido con los cambios en buena gobernanza y trasparencia que impulsa en Europa nuestro presidente y satisfecho al ver cómo la prioridad no es empezar lo antes posible, sino reanudar con todas las garantías de salud e integridad, como debe ser. Que UEFA y la RFEF pensemos igual en esto, es reconfortante.

 -¿Sabe que el precedente en Europa de una liga inconclusa fue en 1999 y que la UEFA decidió darle el título en Yugoslavia al Partizán cuando se suspendió el campeonato, a diez jornadas del final, por la Guerra de los Balcanes? ¿Qué le parece?

 -Era una situación diferente. En la actualidad se trata, en primer lugar, de vencer al virus y ser muy disciplinados en esto. En segundo lugar, hay que dejar claro que las competiciones no son una excepción y solo se volverá a jugar cuando haya plenas garantías y no antes. En tercer lugar, debemos elegir entre finiquitar una competición en función de un plazo o darle continuidad a esta competición, extendiendo el plazo inicial que se modificaría por una causa sobrevenida. En la RFEF pensamos que este último escenario es el adecuado, por su respeto a lo conseguido hasta la fecha por cada equipo sin descartar lo que cada equipo pueda conseguir hasta el final de la competición, garantizando a los participantes la disputa de todos los encuentros.

 -¿Con qué criterio elegiría la RFEF a los dos participantes en la próxima Supercopa de España más allá de los dos equipos que ya tienen derecho, el Athletic y la Real, en el caso que no finalizara el Campeonato?

 -El único escenario que contempla la Federación es que, una vez recuperada al cien por cien la normalidad que garantice la salud de los participantes, hay que reanudar las competiciones hasta el final para asegurar su integridad, pero sin autoimponernos una prisa inexplicable. Serán los méritos deportivos los que determinen quién jugará esta magnífica Supercopa. Gracias a ella, ahora el Fútbol modesto español respira tranquilo en el ámbito económico. Hemos hecho nuestro trabajo con rigor y los resultados están ahí. Los clubes modestos tienen asegurado hasta el último euro de nuestras subvenciones gracias a iniciativas como esta Supercopa.

 -¿Cuándo cree que se podrá disputar la Copa del Rey? ¿Podría ser en septiembre, en Sevilla?

 -Deseamos con todas nuestras fuerzas, por la Competición, por todos los clubes que participaron y por los clubes que han llegado hasta aquí, que se pueda disputar con el Estadio de La Cartuja a rebosar y que ese día sea una gran fiesta. Sería una imprudencia por mi parte hablar de fechas, pero puedo asegurar que, desde la Federación, vamos a trabajar para que sea con público y sea un éxito de las dos aficiones finalistas, del Athletic Club y de la Real Sociedad. Estoy en contra de presionar con el objetivo de empezar lo antes posible, ese no es nuestro talante. Nosotros preferimos elegir el camino de la seguridad y la salud.

-¿Teme que la FIFA le ocupe las fechas de la próxima Supercopa de España?

 -Quiero mostrar públicamente mi agradecimiento a Gianni Infantino y a Aleksander Ceferin porque en estos momentos han demostrado una gran sensibilidad y conciencia social buscando lo mejor para el mundo del fútbol. Sé que ellos van a tomar decisiones sopesando los perjuicios y escuchándonos en todo momento.

 -Usted fue presidente de AFE, el sindicato de jugadores. ¿Teme los ERTE en el fútbol español? ¿Qué hará la RFEF al respecto?

 -Mire, el Gobierno ha adoptado medidas extraordinarias, alguna de ellas tiene que ver con cuestiones como los ERTEs, aunque a la vez se ha anunciado una ayuda global por la importante suma de doscientos mil millones de euros. En realidad, este asunto es sindical y patronal más que federativo. Aun así hemos hechos cosas. Nosotros hemos garantizado el total de las subvenciones a clubes no profesionales. Todo, hasta el último céntimo. Además, hemos diseñado un paquete de medidas extraordinarias al respecto que trata de garantizar la viabilidad de los clubes y el salario de los futbolistas. Esta semana lo presentaré tras reunir a los presidentes de Federaciones Territoriales. En relación con los clubes profesionales, confiamos en que desde la LaLiga se adoptarán cuantas medidas sean necesarias, como estamos haciendo en la RFEF, para poder garantizar ingresos inmediatos para los clubes y los salarios de los futbolistas. Estamos convencidos de que, si miles de Pymes y autónomos españoles van a afrontar la crisis, con muchos menos recursos, adoptando cuantas medidas sean necesarias para mantener sus plantillas y hacer frente a este durísimo golpe, una entidad como LaLiga será capaz bien a través de líneas de financiación o de cuantas medidas sean necesarias, de garantizar que los clubes profesionales puedan mantener todos los puestos de trabajo.

-¿Cualquiera que haya estudiado Derecho sabe que hay desgracias que no se pueden asegurar?

 -No voy a entrar en polémicas, y menos en un momento como el actual. Llevamos muchas denuncias a la Federación por parte de La Liga, y los juzgados nos van dando la razón. De verdad que este tipo de comentarios no me va a quitar ni un minuto de mi tiempo. Lo único en lo que pienso es en cómo ayudar para salir de esta situación, en los enfermos, en los fallecidos y en los familiares y en ayudar en lo que podamos. LaLiga está comunicando que podrían perder cientos de millones de euros, es un panorama terrible y hemos de ayudar entre todos. Si necesitan ayuda y podemos sumar, ahí estaremos. El mundo del fútbol debe demostrar estar a la altura de las circunstancias tan duras que estamos viviendo.

-¿Qué tiene previsto hacer con las elecciones en la RFEF?

 -Tal y como está el país lo que menos se me ocurre es pensar en las elecciones. Hasta que España no recupere la normalidad, no voy a convocarlas. Creo que es un acto de responsabilidad y ahora sólo estamos comprometidos en que el país salga adelante. Hay que dejar las elecciones a un lado. Lo importante es que en los últimos dos años se ha hecho un gran trabajo en la Federación.

 -¿Qué balance hace de su trabajo en estos dos años de presidente? Hay territoriales que cuando llegó no le apoyaban, como Andalucía, País Vasco, Galicia y Aragón, y que ahora han cambiado de opinión. ¿Cómo les ha convencido?

 -Nuestras territoriales son el corazón de la Federación, y hemos trabajado unidos. Ahora, en esta crisis lo estamos más que nunca y quiero reconocérselo públicamente a todos los presidentes. Hemos revitalizado competiciones como la Supercopa y la Copa Federación. Se ha disputado la nueva Copa del Rey con el formato más exitoso de la historia de España. Hemos duplicado nuestros ingresos de 170 a 340 millones de euros pese a no tener subvenciones públicas. Con este aumento llega mucho más dinero a Segunda B y Tercera. También ha permitido inyectar más dinero en la Primera Iberdrola y Reto Iberdrola. El fútbol-sala ahora está integrado y atendido. Ya no es el "eterno desatendido" de antaño. Por primera vez se ha subvencionado al fútbol sala-femenino y se ha dotado de más herramientas al fútbol-sala masculino. Por primera vez el fútbol-playa cuenta con presupuesto propio de tres millones de euros anuales. Las Federaciones Territoriales se han profesionalizado más con la financiación de la RFEF y el fútbol base cuenta con mayores atenciones y presupuestos que nunca. Aún queda por mejorar y lo seguiremos haciendo, pero hemos cumplido por encima de lo esperado. Esto ha sido posible porque me rodean los mejores. ¡Somos un gran equipo! La gente del fútbol valora el gran esfuerzo que se ha hecho. Pero lo más importante, más allá de todo lo demás, ha sido poner la Residencia de la Selección a disposición del Ministerio de Sanidad en la lucha contra la pandemia. De esto estoy especialmente orgulloso, y también todos los empleados de la Federación y muy especialmente los que trabajan en la Residencia.

 -¿Cómo cree que le viene a Luis Enrique aplazar un año la Eurocopa?

 -Como a todos los españoles, nos hubiera hecho ilusión jugar en condiciones normales la Eurocopa este verano, pero Luis Enrique es un hombre que siempre busca el lado positivo. Tendrá más tiempo para madurar su proyecto y podrá recuperar a algunos jugadores que están lesionados y que tienen un papel importante en la Selección. Pero, sobre todo, lo que le aseguro, es que él, como todos los españoles, está preocupado porque salgamos adelante. Es un hombre con el que he vivido momentos especiales que se quedan para él y para mí, y que me aporta mucha seguridad, la seguridad de tener a un grande a mi lado, como persona y como seleccionador.

 -¿Qué mensaje lanza a la familia del fútbol en un momento como este?

 -Fundamentalmente un mensaje: me siento orgulloso de ellos. Esta pregunta me recuerda a mi etapa de futbolista, cuando estábamos en un vestuario atravesando un mal momento y frente a estos casos todos los jugadores estábamos unidos. Vamos a seguir junto a nuestra Administración, sanitarios, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y todos aquellos que suman en un momento tan complejo. Lo haremos mostrando nuestro lado más solidario y humano. El mensaje que mando a toda la sociedad española es de agradecimiento por la concienciación de los ciudadanos y de unidad para que entre todos consigamos vencer a este virus.

-¿Cómo cree que se recordará esta temporada?

 -No sé cómo se recordará. A mi gustaría que se recordase como un momento en el que el fútbol español fue solidario con la sociedad. Ojalá con los años se recuerde como la "temporada de la solidaridad".