REAL MADRID

Refuerzos inesperados

Jugadores como Vinicius, Mendy, Mariano o Militao, a cola de pelotón a principios de curso, pueden ser decisivos en la recta final del curso.

Definitivamente, el Madrid asiste a un cambio de guardia en la recta final de la temporada, la que habrá de decidir los títulos. Cuatro jugadores que tuvieron un papel marginal en los comienzos apuntan a cruciales ahora. El más notable, sin duda alguna, Vinicius, cuya actuación en el Clásico le ha convertido en futbolista de portada.

El brasileño tuvo un comienzo difícil con ZIdane. La llegada del francés le pilló lesionado y sólo disputó los últimos tres partidos de Liga, dos saliendo desde el banquillo. En aquel momento el técnico había vuelto a sus fieles, a los héroes de la final de Kiev. La llegada de Hazard pareció cerrarle la puerta que le había abierto Solari a principios de invierno. De hecho, esta temporada no jugó un partido completo hasta el 14 de septiembre. Únicamente ha sido titular en 12 de los 38 partidos disputados por el Madrid esta temporada, pero jugó de inicio los más importantes de los últimos meses, ante Manchester City y Barcelona, y en ambos con aire de figura. Suma cuatro goles, su asignatura pendiente, y tres asistencias.

Mendy fue una recomendación de Zidane, un futbolista para apretar a un Marcelo que había dado síntomas de decadencia el curso anterior, pero al francés le costó entrar. Sólo jugó dos de los primeros cinco partidos de Champions y dos de los once primeros de Liga. Su firmeza defensiva le fue sacando a flote, hasta el punto de que el equipo encaja la mitad de goles con él que con Marcelo. Ya ha jugado más partidos que el brasileño (21 a 18) y también más minutos (1.607 a 1.436). Su suplencia ante el Barça extrañó.

Un porvenir parecido parece aguardarle a Mariano, el delantero invisible. En toda la temporada y hasta el Clásico había disputado 44 minutos. Perdió su dorsal (el 7) con la llegada de Hazard y ZIdane le negó incluso la Copa, habitual refugio de la parte más desfavorecida de la plantilla. Tuvo su minuto de gloria en el Clásico y caló en una afición que ve con recelo la frialdad de Jovic. El serbio, con muchas oportunidades (24 partidos), no ha sido solución (dos goles).

También llega la hora de Militao, que ha jugado notablemente menos de lo esperado, pero que tendrá que suplir la baja de Sergio Ramos en Manchester. Habitual en las convocatorias de Tite (jugó completos los dos últimos amistosos de Brasil, ante Argentina y Corea), no debutó en el Madrid hasta el 14 de septiembre. Sólo ha jugado 12 partidos y desde el 18 de enero no lo hace en la Liga. Sí estuvo en el desastre copero ante la Real. A la hora de la verdad llega con poco rodaje.