ATLÉTICO DE MADRID

Una temporada en una semana

El Atlético juega el sábado ante el Sevilla y el miércoles frente al Liverpool. El más mediático es de Champions, pero donde se la juega de verdad es en el liguero ante el conjunto andaluz.

Una temporada en una semana.
Joan Monfort DIARIO AS

El Atlético se juega casi la temporada en una semana. El equipo de Simeone tiene dos finales consecutivas, una de LaLiga y otra de Champions, frente a Sevilla y Liverpool. Dos encuentros que pueden marcar el devenir de la campaña del Atlético. Ganar al conjunto andaluz y pasar a los cuartos de final de Champions supondría un enorme paso adelante en los objetivos marcados por la entidad a principios de temporada. Pero perder ante el Sevilla y caer eliminado ante el Liverpool supondría un gran varapalo para la entidad madrileña. 

La primera final es ante el Sevilla, que aventaja en dos puntos al conjunto rojiblanco. Si el equipo andaluz gana en el Wanda Metropolitano la distancia se iría a cinco, con el goal-average ganado. Cinco puntos se antojarían complicados de restar con once jornadas por delante. Si el Atlético gana la situación sería diferente, punto por encima y el goal-average ganado

Cuatro días después el Atlético jugará en Anfield. Va con el 1-0 logrado en el Wanda Metropolitano y eso le da opciones para pasar la eliminatoria. El encuentro ante el Liverpool es más mediático y toda Europa estará pendiente de lo que puede hacer el conjunto de Simeone ante el campeón de la Champions. Pero el choque más importante es de LaLiga, puesto que el gran objetivo de la entidad es clasificarse todos los años entre los cuatro primeros.

El Atlético ha afrontado esta temporada ya algunas finales. El partido de ida ante el Liverpool fue una de ellas y salió airoso, aunque como visitante el Atlético baja muchos enteros. También ganó en un primer encuentro que valía doble. Fue hace dos semanas, en casa, ante el Villarreal, otro de los equipos que busca Europa. Ganó el Atlético, hizo un buen partido y se llevó tres puntos clave. 

El Atlético jugó la final de la Supercopa de España ante el Real Madrid. Empató a cero, aunque terminó cayendo por penaltis. Realizó un muy buen encuentro y tuvo al equipo madridista contar las cuerdas, aunque al final no pudo ganarle. La idea es que el Atlético se crece en estos partidos donde hay tanto en juego. Más le vale. Lo contrario supondría casi tirar por la borda una temporada en la que estaban depositadas muchas esperanzas.