Finalizado

COPA ALEMANIA | SCHALKE 0 - BAYERN 1

El Schalke fue la siguiente víctima del Bayern

Kimmich dio el pase a los bávaros para semifinales. Odriozola sigue condenado al ostracismo y siguió los noventa minutos en el Veltins Arena de Gelsenkirchen desde el banquillo.

El Bayern de Múnich sigue barriendo rivales y esta vez le tocó al Schalke. Los pupilos de Hansi Flick no tuvieron piedad con el conjunto dirigido por David Wagner y se impusieron al cuadro minero por la mínima, firmando de esta manera su pase a las semifinales de la Pokal. Sin Lewandowski en el once, baja hasta por lo menos principios de abril por una lesión de rodilla, fue Kimmich quien hizo de goleador. El tanto del internacional alemán tras un córner de Coutinho selló la novena victoria en lo que va de 2020 y puso a prueba una vez más el espectacular momento del campeón alemán. Eso sí, Odriozola sigue condenado al ostracismo y siguió los noventa minutos en el Veltins Arena de Gelsenkirchen desde el banquillo.

Tres días después de los incidentes en el partido entre el Bayern y el Hoffenheim (el choque en el PreZero Arena estuvo a punto de ser suspendido por motivo de numerosos insultos de los ultras del Bayern hacia el propietario del Hoffenheim Dietmar Hopp), las miradas también estaban puestas en la grada, pero el partido pudo transcurrir sin incidentes. Empezó bien el Schalke. Burgstaller estrelló el cuero en el larguero y poco después lo mandó al fondo de la red, tanto que fue anulado por fuera de juego. Fue entonces cuando despertó el Bayern y embotelló al conjunto minero hasta que el propio Burgstaller rechazó un córner de Coutinho para que el esférico le cayera a Kimmich en los pies. No perdonó.

El domingo se sabrá quién será el rival de los muniqueses en las semifinales de la Pokal. También estará en el bombo el modesto Saarbrücken de cuarta división tras imponerse en la tanda de penaltis al Düsseldorf de primera. Jorgensen, defensa del Düsseldorf, empató el tanto inicial de Jänicke y metió al Fortuna en la prórroga, pero el héroe de la noche terminó siendo el guardameta del Saarbrücken Daniel Batz. Paró un total de cuatro penaltis y desató la locura en la grada del Hermann-Neuberger-Stadion al meter a su equipo en la primera semifinal copera en toda su historia. El miércoles de medirán Bayer Leverkusen y Unión de Berlín al igual que Eintracht de Frankfurt y Werder Bremen en los restantes duelos de los cuartos de final.