ATLÉTICO DE MADRID

Al Cholo le urge afinar el tridente

Por primera vez en cuatro meses y diez días el técnico pudo disponer para un partido de Morata, Costa y João Félix. Jugaron los tres. Urge que regresen a su nivel.

Costa y Morata durante el calentamiento antes del Espanyol-Atlético.
ALBERT GEA REUTERS

Por primera vez en cuatro meses y diez, Simeone tuvo a su disposición a las tres púas de su tridente en Cornellà. Álvaro Morata, Diego Costa y João Félix. Entre lesiones y el quirófano desde el 19 de octubre, jornada 9ª, Atlético-Valencia, no habían jugado los tres. En Cornellà no llegaron a coincidir en el campo. Lo hicieron Morata y João Félix durante siete minutos, los que pasaron entre la entrada del portugués en el 55' (por Carrasco) y la salida del madrileño en el 62'. Su cambio fue Diego Costa, que regresaba en Liga (ya había vuelto ante el Liverpool, pero ese día João Félix aún no estaba). El portugués y el hispano-brasileño jugaron juntos desde ahí hasta el final, 28 minutos. Lo mismo dio. Morata sigue sin ser el de 2019, Costa está muy lejos del Costa del 2014 que tanto añoró Simeone, João Félix volvió a ser sólo un par de cañitos, destellos. A Simeone le urge que recuperen su nivel cuanto antes. Lo que vienen son curvas. Sevilla, Anfield, San Mamés y El Sadar. Curvas cerradas. Y el tridente de blandiblú. 

La falta de gol es el mal endémico del Atlético esta temporada. La segunda línea (los Koke, Saúl, Thomas) han dado un paso adelante, aportando sus goles, en Cornellà volvió a ser Saúl, pero los delanteros no acompañan, más allá de que João regresara de su lesión con gol ante el Villarreal. Pero lo vital es que Costa, Morata y João mezclen, que regresen sus goles. La presencia del de Lagarto en la temporada es prácticamente testimonial, pero, más allá de su hernia discal-cervical y sus correspondientes tres meses de baja, habla del gol. 2 en 17 partidos. 0,11. Una miseria para el delantero del Cholo al que sienta como un guante el apodo de Bestia. Pero sus zarpazos son sólo caricias. En el recuerdo, la ida de octavos ante la Juve la temporada pasada. Aquel partido que cambió con su sola presencia. 

El promedio de Morata en Liga

Antes de que el partido en el RCDE Stadium ayer comenzara la tele desvelaba un dato demoledor. El promedio de goles de Morata en LaLiga. 0,3. Siete en 22 partidos. Y el último hace más de dos meses, 70 días. Su lucha es encomiable, su esfuerzo y trabajo siempre. Como el plan del Cholo. Balones buscándole. Es gracias a Morata que el Atlético genera tantas segundas jugadas, es gracias a Morata que Correa encuentra los espacios por los que últimamente colarse. Pero Morata está seco, vive la racha mal, y el equipo necesita más que nunca sus goles. Cavani no llegó. En su lugar lo hizo un Carrasco de talento innegable pero dos años en China, que le falta ritmo, esa chispa de antes. Lo que necesita Simeone es que su tridente se afine. Juntos, por separado, pero que lleguen sus goles. Lo que viene se llaman finales.