RAKITIC

De la cervecita, ¿al fin de ciclo?

Rakitic, héroe del 0-1 del año pasado, puede estar en vísperas de su último Clásico. El centrocampista croata está en el top-5 de extranjeros con más partidos en el Barcelona.

La imagen del gol de Rakitic la pasada temporada en el Bernabéu.
Jesús Álvarez Orihuela

Esta noche hay que celebrar. Que los culés se tomen una cervecita". El 2 de marzo de 2019, hace sólo un año, Ivan Rakitic era un héroe sin discusión para el barcelonismo. Su gol en el Bernabéu, que significó la victoria 0-1, era el reconocimiento a una trayectoria intachable. Rakitic, el futbolista que aceptó el desafío de llegar al Barça para quitarle el puesto a Xavi y que ya el primer año fue titular y campeón del triplete marcando incluso en la final de la Champions en Berlín, alcanzó el techo de su popularidad como azulgrana con esa picadita a Courtois. Justo un año después, han pasado tantas cosas con Rakitic que existe la sensación de que el ciclo del croata en el Barça alcanza su fin y de que, tal vez, juegue este domingo en Madrid su último Clásico.

Imprescindible los tres años de Luis Enrique, Valverde fue un radical del jugador de Basilea en sus dos primeras temporadas. En la primera, le dio un papel capital como mediocentro junto a Busquets. Su cabalgada en el Bernabéu en la jugada del 0-1 de Suárez está en la memoria de todos los barcelonistas. Solidario, Rakitic se convirtió en un jugador táctico espectacular. Valverde advirtió a Bartomeu: si el croata se iba después del Mundial, él no renovaba con el Barça. Rakitic no se fue, pero al ser finalista en Rusia pidió una mejora de contrato que no se la concedió. Rakitic llegó con una oferta del PSG y el presidente le contestó que trajese la cláusula. "Me quedo", anunció Rakitic en Valladolid. Lo hizo, otra vez, con un rendimiento altísimo.

El pasado verano volvió a enredarse todo. Valverde advirtió al croata de que la llegada de De Jong podía restarle protagonismo en el equipo. Algo había cambiado en el rol de Rakitic y algo se había roto entre el entrenador y el futbolista. Además, el club utilizó ese malestar para ofrecerlo e intentar hacer caja. Eso le separó también de los gestores. Rakitic, un jugador emocional, se sintió algo triste. "Me han quitado la pelota", dijo en una entrevista en Universo Valdano. Para hacerse una idea de la trayectoria grande de Rakitic en el Barça, está a punto de convertirse en el cuarto extanjero con más partidos de la historia del club. Dejó atrás a una leyenda como Koeman (264). Lleva 295 y está cerca de Cocu (297). Sólo tendría por delante a Mascherano (334), Alves (391) y el insaciable Messi: 716 partidos.