Chelsea CHE
0
Marcos Alonso 82'
Bayern BAY
3
Serge Gnabry 50', 53', Lewandowski 75'
Final

CHELSEA 0 - BAYERN 3

Lewandowski se come al Chelsea

El Bayern de Munich se impone en Stamford Bridge con dos goles de Gnabry y otro tanto de Robert Lewandowski.

Desde el sorteo de octavos, en Londres se susurraba con miedo, casi como si se fuese a conjurar al hombre del saco: "Que viene Lewandowski…". Y 'Lewa' vino, se calzó las botas y, efectivamente, aterrorizó Londres. Es lo que tienen los monstruos como él, que por mucho que los veas venir sabes que al final te van a comer. Enorme partido del polaco, que se adueñó de Stamford Bridge, repartió dos asistencias de gol y marcó su tanto, el que sirvió para sentenciar una eliminatoria que puede ser sangrante. Provocó, incluso, la expulsión de un Marcos Alonso que, desesperado, le agredió por la espalda cuando vio que ya no podía pararle. Este Bayern ha llegado a Europa para arrasar.

El Chelsea consiguió, sin embargo, aplacar la furia de los teutones durante la primera mitad, donde Caballero, que está sabiendo aprovechar la oportunidad que le ha concedido Lampard en detrimento de Kepa, sacó dos muy buenas manos a sendos disparos de Lewandowski.

Los blues llegaron incluso a responder con una jugada de Mount que a punto estuvo de embocar en línea de gol Giroud, que ha vuelto a la titularidad, pero el francés no llegó y el líder de la Bundesliga respondió con el aviso más serio hasta el momento. Müller, que ya había intentado un disparo con comba que se marchó por poco, cabeceó un balón al larguero que hizo temblar los cimientos de Stamford Bridge.

Los de Flick dominaban la posesión, fundamentalmente gracias a un Thiago que estuvo colosal en el timón del centro del campo, y también las ocasiones, pero el partido llegó al descanso sin que los alemanes consiguiesen abrir la lata que había preparado Lampard. En la reanudación, incluso, pareció que los londinenses podían adelantarse con una jugada fruto del corazón y la fe de Mount, que llegó a plantarse mano a mano con Neuer, pero el meta se la sacó fácilmente con el pie y luego estuvo rápido a la hora de achicar espacios a Barkley, al que se le apagaron las luces.

El partido se calentó durante un breve instante, y Jorginho, que no parecía ser consciente de estar apercibido, se encendió demasiado en una protesta al colegiado y se perderá la vuelta en el Allianz, a donde los suyos llegan sentenciados. Y lo harán porque la furia dio paso al desconcierto y Lewandowski, al que no le interesaron demasiado esas historias, decidió ceder un pase que recibió al espacio para que Gnabry empujase a las mallas a placer el primer tanto de la eliminatoria.

El germano llegaba como un tiro a este tramo de la temporada, y no defraudó en su regreso a Londres, de donde se marchó cabizbajo en 2015 después de ser rechazado por el Arsenal. Apenas unos minutos más tarde, y en el que era su sexto gol en esta edición de la Champions, el teutón volvió a mojar de nuevo tras una buena asistencia del delantero polaco, aunque esta vez tuvo que esforzarse un poco más y enviarla al palo largo de Caballero.

Lampard intentó agitar la punta de ataque con la entrada de Willian y Abraham y la salida de Giroud y Barkley, que hizo un muy mal partido, pero el Bayern volvería a golpear, esta vez sí, por medio de Lewandowski, que aprovechó un pase de Davies para marcar su tanto. La autopista que dejó Reece James por el carril derecho, donde Azpilicueta no pudo achicar más agua, será, sin duda, uno de los vídeos que el técnico inglés deberá poner a los suyos si quiere parar una sangría que viene desde hace varios meses y que puede poner en riesgo lo que queda de temporada.