Real Madrid RMA
1
Isco 59', Sergio Ramos 85'
M. City MNC
2
Gabriel Jesus 77', De Bruyne 82' (p)
Final

REAL MADRID - MANCHESTER CITY

La leyenda contra el lujo

El Madrid se juega la continuidad en su torneo favorito ante la plantilla más cara del mundo y un rival familiar: Guardiola. Bale (tres goles en once meses) o Vinicius, duda blanca.

Primero fue el dinero y luego el modelo. Hace doce años Mansour bin Zayed, quinto hijo del emir Zayed bin Sultan Al Nahyad, primer presidente emiratí, le compró el Manchester City al exprimer ministro tailandés Thaksin Shinawatra. El jeque, ministro de Asuntos Presidenciales de los Emiratos Árabes, presidente de la Autoridad de Carreras de Caballos del país, marido de dos jequesas, propietario del yate de mayor tamaño del planeta y amigo personal de Barak Obama, pagó 360 millones por el 90% de las acciones de la entidad. Aquel desembolso, que cambiaba la vida a un club que hasta entonces sólo había ganado dos ligas, cuatro copas y una Recopa, fue el aperitivo.

Desde entonces Mansour bin Zayed ha gastado 1.687 millones en fichajes, a razón de 153 al año, y ha ido replantando, a su manera, la fórmula ganadora del Barça. Así, fueron llegando Ferran Soriano, exvicepresidente culé con Laporta; Txiki Begiristain, exdirector deportivo, y finalmente, Pep Guardiola, con el que ha ganado las dos últimas ligas. Un crecimiento impensable para un club que hace solo 22 años estaba en tercera división. Pero a la vez un crecimiento artificial, alimentado por un dinero fuera de la industria contra el que la industria se vacunó (el fair play financiero de la UEFA) para evitar que se extiendan casos como del Málaga, víctima de un jeque de ida y vuelta.

A la eliminatoria (sigue el partido en directo en As.com) llega con una sanción terrible a cuestas (dos años fuera de Europa) por inflar los ingresos por patrocinio en el lustro 2012-2016 y por obstruir la investigación de la UEFA. La aerolínea emiratí Etihad paga por aparecer en su camiseta 80 millones al año, por encima de lo que perciben Madrid (70) o Barça (55), clubes con un márketing infinitamente superior. Uli Hoeness, entonces presidente del Bayern, afirmó hace dos años: "Si Guardiola quiere un jugador de 100 millones, el jeque sube el gas y lo tiene".

Pero detrás de esa oscura arquitectura de club queda un entrenador de éxito y un equipo estupendo, lujosísimo, valorado en 1.290 millones de euros, más que ningún otro en el mundo. Por los once que jugaron de inicio contra el Leicester el sábado pagó 546 millones en traspasos. La alineación del Madrid, que tampoco es precisamente modelo de ahorro, ante el Levante era 237 más barata.

El City está, quizá, ante su última gran oportunidad en tiempo de conquistar la Champions, el agujero negro que se lo ha tragado en estos años de vino y rosas. Sólo una vez llegó a semifinales, en 2016, y lo despachó el Madrid. En las dos últimas ediciones cayó en cuartos. Ahora, además, no tiene el burladero de la Premier, pues está a 22 puntos del Liverpool.

A Madrid llega de gala, tras recuperar a Sterling, baja en los dos últimos partidos, y autor de 20 goles en el curso, sólo uno menos que el pichichi Agüero. Ellos dos más De Bruyne, ocho tantos y 19 asistencias, forman el triángulo mágico del equipo, con Rodri como eje de rotación y Fernandinho felizmente reciclado como central.

Mendy y Valverde

Más puestos bailan en un Madrid al que regresa Mendy, salvada su amenaza de suspensión para el Clásico. Ha jugado todos los partidos importantes del curso por delante de Marcelo y con una justificación estadística: con él, el equipo encaja la mitad de goles. En realidad, Zidane agita al equipo durante el curso para llegar con su guardia pretoriana a los encuentros de la verdad. Por eso se espera hoy a Valverde, titular en el Clásico, en los dos duelos ante el Atlético, en la Supercopa ante el Valencia y en todos los compromisos de gran tamaño a partir de octubre, cuando adquirió rango, a excepción del que el Madrid jugó ante el Sevilla en el Bernabéu. Estaba sancionado. Así que, caído Hazard, quedan tres plazas libres, dos centrocampistas y un atacante, con Modric, Kroos e Isco para la primera vacante, y Bale y Vinicius para la segunda. El brasileño sólo ha sido titular diez veces pero vuelve a ser el extremo burbujeante de la temporada pasada. Bale, en cambio, anda en paradero desconocido. Ha metido tres goles en el Madrid en los últimos once meses, pero Zidane aún espera que vuelva, más aferrado a su currículum que a su figura.

El City, que acabó líder en un grupo sencillo (Shakhtar, Dinamo Zagreb y Atalanta), juega bajo el molde de Guardiola, pero sin el botón nuclear de Messi (la única vez que perdió en el Bernabéu en ocho visitas, con el Bayern, fue la única vez que vino sin el argentino). Está cinco puntos por delante del Madrid en posesión, pero dispara cinco veces menos por partido. A cambio, ha conseguido que le lleguen menos que a nadie en la competición. Eso era el Madrid hasta hace dos semanas, un equipo que se protegía con la falta de gol ajena de la carestía propia (en Champions aún no han marcado Jovic, Hazard, Bale, Lucas, Isco, James…). La Real rompió aquel subidón de confianza, que exige una recomposición exprés, porque la Champions no recoge el derecho de rectificación.