REAL MADRID

El Real Madrid duda por Hazard

Se debate entre otro tratamiento conservador, que podría acortar plazos, o por operar y empezar a pensar ya en la temporada 2020-21. La Eurocopa, en el horizonte.

El Real Madrid tardará en olvidar su aciaga visita al Ciutat de València del sábado: derrota por 1-0, cesión del liderato al Barcelona y, sobre todo, lesión de Hazard en el peor momento posible, a unos días de recibir al Manchester City (26 de febrero) y al Barcelona (1 de marzo) en el Bernabéu. Lo de la clasificación liguera tiene arreglo, con 13 jornadas por disputarse; lo del belga no, sobre todo tras las pruebas realizadas ayer, que revelaron una fisura en el peroné distal derecho.

El belga, fichaje estrella del pasado verano procedente del Chelsea a cambio de 100 millones de euros (pese a quedarle sólo un año de contrato en Londres), ya se hace a la idea de que su primera temporada de blanco será también una campaña, valga la redundancia, en blanco: ha jugado sólo 15 partidos de 36; 1.124 minutos de 3.270 hasta el momento, el 34% del total; y ha marcado un gol, repartido dos asistencias y provocado tres penaltis para el Madrid. Ha dejado de jugar 19 partidos por lesión; también se perdió la visita al Mallorca por haber sido padre unas horas antes.

La historia se repite para Hazard, que vuelve a caer por la misma lesión que ya le tuvo fuera de los terrenos de juego esta temporada durante 82 días; entonces, en diciembre de 2019, se habló de una microfisura incompleta en la zona perimaleolar externa de la pierna derecha. En este caso el comunicado blanco se refiere al peroné distal, que en la práctica es lo mismo: la parte inferior del peroné, que se articula con el astrágalo y la tibia, formando la articulación tibioperoneo-astragalina.

Dos lesiones en una misma temporada que no son casualidad, pues la raíz del problema está en junio de 2017: Hazard se fracturó el tobillo derecho durante un entrenamiento con Bélgica y tuvo que ser intervenido; en dicha operación se le colocó una placa de titanio a lo largo de la zona inferior del peroné, práctica habitual en estos casos para fijar y dar estabilidad a los huesos y favorecer la curación de la fractura. Esa zona es el germen de todos los problemas del belga.

Cirugía o tratamiento conservador, esa es la cuestión ahora para los servicios médicos del Real Madrid. En noviembre, cuando Hazard sufrió dicha lesión por primera vez este curso, después de un golpe de su compatriota Meunier durante el Real Madrid-PSG de Champions, se optó por un tratamiento conservador, con la esperanza de que el belga pudiese regresar a los dos meses. Al final fueron casi tres, concretamente 82 días, pero los resultados en el retorno de Hazard fueron esperanzadores: jugó 73 minutos a gran nivel contra el Celta, provocando un penalti. Sin embargo, en Valencia recayó a la hora de encuentro, en una acción en la que no necesitó ni siquiera ser golpeado; se lesionó él solo, al taconear un balón en la frontal del área blanca.

La opción del quirófano resultaría en una baja garantizada de unos tres meses; con el tratamiento conservador se podrían acortar los plazos, aspirando a una baja de entre dos meses y dos meses y medio. Podría llegar a las últimas jornadas de LaLiga y, en función de la recuperación, a unas hipotéticas semifinales o final de la Champions. En el horizonte aparece la Eurocopa 2020, que arranca para Bélgica el 13 de junio en San Petersburgo contra Rusia. Ahí estriba la duda del Madrid: operar y pensar ya en la temporada 2020-21 o intentar apurar las últimas gotas de Hazard este curso.