REAL MADRID

LaLiga no es para James

El colombiano puede volver a jugar ante el Levante en una competición que es territorio minado para él: entre lesiones y decisiones técnicas faltó en el 71% de los partidos.

James Rodríguez: la Liga no es para él. Se ha perdido el 71% partidos de la competición doméstica.
SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett

James Rodríguez (28 años) vuelve a aparecer. Después de dos partidos ausente en la lista de convocados de Zidane por "unas molestias en la cadera", según informó el Real Madrid, el cafetero regresa a la convocatoria contra en Levante en Liga, una competición que está siendo territorio minado para él. Entre lesiones y decisiones técnicas, no participó en el 71% de los partidos, 17 de 24 (en la Champions también le ha costado aparecer: faltó en cuatro de seis, el 66%). Su último encuentro liguero fue el 'gatillazo' ante el Mallorca (1-0) hace ya más de cuatro meses, el 19 de octubre. Desde entonces, faltó por paternidad, por una lesión de la que el club no emitió parte médico, por otra en el ligamento interno de la rodilla que sufrió con Colombia y que le tuvo más de un mes en la enfermería, no jugó cuatro partidos por decisión técnica (Athletic, Getafe, Sevilla, Valladolid y Atlético) y en los últimos dos se ha ausentado por esas molestias en la cadera que arrastraba de la eliminación copera ante la Real Sociedad (3-4). En total, sólo suma el 16% de los minutos posibles. Precisamente la Copa del Rey sí fue terreno para James. Estuvo sobre el césped en los tres encuentros de la competición (el 79% de los minutos). Sin embargo, no recuperó estatus.

Porque James está al borde de la desconexión. Aquel partido de Mallorca supuso un punto de inflexión en la temporada del colombiano. Zidane sólo le ha dado el 11% de los minutos desde entonces. Pero en esos minutos, el jugador tampoco se ha desabrochado la camisa. Ha decepcionado. Por la Copa, que era la competición propicia para se reencontrara consigo mismo y con su mejor nivel, pasó sin gloria y fue uno de los señalados en el patinazo contra la Real. Se le vio fuera de forma, muy lejos de ese jugador que maravilló al mundo en el Mundial de Brasil y al que el Madrid fichó por 80 millones. Además, se llevó un golpe que le ha apartado dos encuentros.

James da un paso adelante y otro atrás. Volvió al Real Madrid este verano de su cesión en el Bayern y ha vivido montado en una montaña rusa. Su nombre estuvo en la carpeta de transferibles (Zidane no contaba con él en verano y tuvo un pie y medio en el Atlético, pero el naufragio del 3-7 de Nueva Jersey ante los de Simeone abortó la operación), después ilusionó como si fuera un fichaje (el entrenador le utilizó por primera vez en la segunda jornada contra el Valladolid y le dio cuatro titularidades en cinco encuentros en los que el jugador sacó pecho) para acabar, entre lesiones y decisiones técnicas, pinchando el globo. Ahora, sin Bale ni Jovic en la lista, vuelve para empezar de cero e intentar reengancharse a un equipo que, ya sin la Copa, se juega gran parte de las opciones de la temporada en las próximas semanas, con el doble compromiso de Champions ante el City y el Clásico del Bernabéu.