B. DORMUND 2-PSG 1

'Ha la land', un nene de película

En Dortmund siguen alucinando con lo que han recibido este pasado mercado invernal a cambio de la humilde cifra de 20 millones de euros...

'Ha la land', un nene de película

No han pasado los años por Ivan Drago, aquel animal de origen soviético que hizo temblar a Sylvester Stallone en Rocky 4. Parece que ha dejado eso del boxeo y ahora se dedica a marcar goles a puñados bajo el alias del Erling Braut Haaland. El rostro y la mirada no engañan. Son la misma persona. Y ha acertado de pleno a la hora de dejar los guantes de lado y cambiarlos por botas de fútbol.

¿Por dónde empezar? Quizá por los números. Haaland lleva diez tantos en siete partidos de Champions, ocho con el Red Bull Salzburgo y dos con el Borussia. Es el jugador más joven en firmar semejantes cifras en la Champions. En la Bundesliga suma ocho en cinco partidos y 39 en toda la temporada. Con 19 añitos. Incluso estuvo a punto de batir un récord mundial contra el PSG (2-1) al completar una carrera de 60 metros en 6,64 segundos, 30 centésimas más que la plusmarca del atleta estadounidense Christian Coleman. Poca broma.

En Dortmund siguen alucinando con lo que han recibido este pasado mercado invernal a cambio de la humilde cifra de 20 millones de euros. "Es un poder de la naturaleza", fueron las palabras de Hans-Joachim Watzke, máximo mandatario del club borusser, después del doblete del nene frente al PSG. Incluso el propio Thomas Tuchel quedó asombrado. "Es un animal", dijo el entrenador de los parisinos. El propio Haaland, visiblemente poco afectado por el runrún en torno a su persona, prefirió mantener la calma. Es su manera de ser. La que le ha llevado hacia donde está. "No estoy plenamente satisfecho. No realmente. Todavía tengo mucho por hacer. Por supuesto, dos goles están bien. Pero creo que podría haber hecho más", dijo y se marchó, trofeo del man of the match en mano, al túnel de vestuarios. Ya pensaba en el Bremen. Su próxima víctima este sábado. La cuenta inglesa de Twitter del Borussia colgó una imagen de la celebración del delantero y haciendo un juego de palabras con su nombre y la película La La Land...

En Hoffenheim andarán algo molestos con el asunto. Cabe recordar que Haaland estuvo a punto de recalar en las inferiores del club alemán hace cuatro años, pero en la ciudad badense no querían pagarle los 5.000 euros mensuales que pedía. Ningún canterano percibía más de 2000 y Haaland fichó por el Molde noruego para terminar cobrando ocho kilos anuales en el BVB.

Hubiera podido elegir entre los mejores clubes de Europa, pero al nene le gustaba el Dortmund para dar el próximo paso en su prometedora carrera y seguir creciendo. Su agente Mino Raiola se puso en contacto con el club del Signal Iduna Park y fue entonces cuando la dirección deportiva encabezada por Michael Zorc se empleó en acabar vistiéndole de negriamarillo. A ver cuánto les dura. Después del próximo mercado estival entra en vigor una cláusula de 75 millones de euros. La última palabra, como siempre, la tendrá Haaland. Bueno, Drago.