ATLÉTICO DE MADRID 1-LIVERPOOL 0

1x1 del Atlético: otra pica de Saúl y el muro de las grandes noches

Simeone sorprendió con Lemar y Vrsaljko. El equipo formó un 4-4-2 por donde no encontró rendijas el Liverpool. Además, el balón parado jugó esta vez a favor. Brillante Lodi.

Simeone sorprendió con la alineación, especialmente con la entrada de Lemar en el centro del campo, tras dos meses sin ser titular. Los laterales, donde también había dudas, fueron de inicio para Vrsaljko y Lodi. El técnico planteó una cita en la que los jugadores de refresco tenían que ser importantes. El primer acto salió perfecto, aunque con ciertas dosis de sufrimiento.

Oblak: En la primera parte no le probó el Liverpool, pese a que gran parte del tiempo se jugó alrededor de su área. Tuvo un error groserísimo con el pie que los visitantes aprovecharon para marcar, pero en fuera de juego. En la segunda mitad le achucharon más, pero no tuvo que agarrar un balón hasta el 85'.

Vrsaljko: Una de las sorpresas del once, se las vio con Mané en un duelo intensísimo. En la primera parte le auxilió bien Koke y salieron vencedores de casi todos los duelos. Incluso provocó una amarilla al delantero red. En el 49’ tuvo una buena ocasión tras un pase atrás de Llorente, pero no remato de primeras y perdió la pelota. Fue acusando la fatiga en los duelos individuales ante Robertson y Origi.

Savic: Segurísimo, gran tándem con Felipe, con el que no dejó de hablar para repartirse la tarea y vigilar a Firmino. Bien en los despejes con la cabeza y con los pies, y sin complicarse en juego, tocando hacia Oblak o en largo a los puntas. Dicho esto, en el 65’ lanzó un balón en diagonal hacia Lodi que originó la mejor jugada de la segunda mitad. Genial.

Felipe: Es el líder de la defensa y uno de los del equipo. Enorme partido del brasileño. En el minuto 36 abortó la mejor ocasión de los locales, despejando con el cuerpo un tiro de Salah que llevaba mucho peligro. Inexpugnable por arriba y poderoso en las anticipaciones. Es imprescindible.

Lodi: Era un examen durísimo para él y lo sacó adelante. En la primera parte, de hecho, fue uno de los destacados. En el minuto 20 puso un centro con rosca muy peligroso que salvó milagrosamente Van Dijk. Mantuvo a raya a Salah. En la segunda mitad también subió la banda con la frecuencia que permitía el partido y exhibió la calidad que atesora. En el 66’ sirvió un balón raso a Morata que pudo ser el 2-0. En el 71’ lo intentó él mismo desde lejos, pero no encontró portería. Parecía que la fatiga le podía, pero acabó con energía y grandes carreras por la banda. Se ha ganado una dosis enorme de confianza por parte de Simeone y de todos.

Koke: Caído hacia la derecha, se vació ayudando a Vrsaljko e intentando tapar vías por el medio. Su primera acción fue el córner lanzado en el 4’ para el gol de Saúl. Intentó poner temple cuando la pelota llegó a sus pies y combinó bien tanto en la derecha como en la izquierda, donde jugó en la segunda mitad.

Thomas: Bien taponando en el medio, aunque timorato con el balón en los pies. Tuvo un par de pérdidas que desquiciaron a Simeone y pudieron meter en un lío al equipo. Al final de la primera mitad probó un disparo lejano que salió cerca del poste. En el añadido lo intentó desde el círculo central también.

Saúl: Como en muchas otras grandes noches de Champions, hubo gol de Saúl. A la primera, aprovechó un balón suelto en un córner para hacer el 1-0. Luego le tocó trabajar en el medio y cumplió con creces, también dando salida al equipo. Además, es una de las bazas que busca Oblak en los balones largos.

Lemar: La campanada del equipo titular. Nadie le esperaba, pero formó carril con Lodi ante Alexander-Arnold y Salah. Se compenetraron bien e incluso se permitió algunas subidas por la banda, con mucha cautela. Tuvo una buena ocasión tras un envío en largo de Felipe al desmarque, aunque era fuera de juego. Sustituido en el descanso por Llorente.

Correa: Se colocó en punta junto a Morata con una doble misión, estorbar en la salida del Liverpool y rebañar los balones peinados por su compañero de ataque. En lo primero se vació y en lo segundo estuvo menos afortunados. Alterno buenos controles con conducciones en las que se dejaba el balón atrás. Cambiado en el 77' bajo una fuerte ovación.

Morata: El ariete del equipo, también se vació. Intentó hacer largo al equipo cuando tenía el balón, pero le costó demasiado. Sí que ganó numerosos balones lanzados por Oblak, aunque con poca continuidad. En el minuto 25 se guiso una gran jugada personal, con recorte sobre Fabinho, pero Alisson le quitó el 2-0. Tras el descanso se le vio físicamente mermado, aunque no por ello bajó su dosis de esfuerzo. En el 66’ le llego un balón raso perfecto para fusilar, pero tropezó antes de rematar. Cambiado en el 70’.

Sustituciones:

Llorente: Entró tras el descanso por Lemar y se colocó en la derecha. Su primera acción fue llegar a la línea de fondo y servir atrás a Vrsaljko, que se lio y no remató.

Vitolo: Entró por Morata en el 70’ y se colocó en punta.

Diego Costa: Entró en el 77' por Correa y reventó el Wanda Metropolitano. Bien con la pelota y disputando por arriba. Se las tuvo con Van Dijk. Pecó de chupón en una contra en el añadido y chutó fuera.