COPA DEL REY

El Becerril invita a todos los abonados de la Real a su estadio

Desde que se enfrentaran en primera ronda de Copa, se forjó un enorme vínculo entre ambos. El club donostiarra pagó a todo el pueblo una visita al Reale Arena.

El Becerril invita a todos los abonados de la Real a su estadio
Becerril Twitter

La nueva Copa del Rey ha dado la oportunidad a los clubes más modestos de todo el panorama nacional de enfrentarse a los más grandes. Diez equipos procedentes de Regional jugaron en primera ronda contra rivales de Primera División, si bien ninguno de ellos pudo dar la machada. Aun así, algunos forjaron una hermandad, que, meses después, sigue existiendo. Es el caso del Becerril y de la Real Sociedad, con regalos cruzados que convirtieron una eliminatoria copera en más que un simple encuentro. 

El Becerril ha anunciado en sus redes sociales que invitará a todos y cada uno de los abonados de la Real Sociedad a los partidos que ellos elijan en lo que queda de temporada. Dicho de otra manera, cualquiera de los 34.119 seguidores con abono en el Reale Arena podrán acudir a la taquilla del Mariano Haro y retirar su entrada para el encuentro sin mediar un solo euro en el intercambio

Es su respuesta a uno de los gestos más mediáticos que dejó esta Copa: la invitación de la Real Sociedad a todos y cada uno de los habitantes de Becerril de Campos (754) a un partido en el Reale Arena (el del Valencia) con todos los gastos pagados. Dicho encuentro se disputará este sábado 22 de febrero a partir de las 18:30. 

Juan Antonio Redondo, presidente del club palentino, explicó en qué consistía la invitación del rival: "Aperribay nos comentó que buscáramos un fin de semana que nos cuadrara bien para ir a San Sebastián a ver un partido de la Real. Ellos se encargan de todo, me dijo. A los jugadores y directivos nos pagan el autobús, la entrada y hasta nos invitan a comer. Y para el resto del pueblo que se quiera apuntar invitan al viaje de Ida y vuelta y a la entrada al partido".

El modesto club de Tercera División ha querido homenajear el cariño mostrado por la Real Sociedad, a pesar de que sus ingresos son exponencialmente más bajos. Así, ha apostado por invitar a cualquier abonado realista a su estadio. Median, eso sí, unos 350 kilómetros y más de tres horas en coche entre ambas localidades. El Becerril no puede pagar el viaje, pero invita a su Mariano Haro.