ATLÉTICO DE MADRID

Simeone fue valiente en Mestalla

Gran planteamiento inicial de Simeone, que copió la presión del Getafe al Valencia la jornada anterior. Los de Celades empataron a balón parado.

Simeone acertó en el planteamiento en Mestalla. Salió a por el Valencia, salió a presionarle en su área, una presión que fue un calco de la que le hizo la jornada anterior el Getafe de Bordalás al conjunto che. Esa declaración de intenciones y cómo entraron los jugadores en el partido (esta vez no tiraron la primera parte, todo lo contrario) supusieron una clara mejora del equipo de Simeone que dispuso así su clásico 1-4-4-2: Oblak; Arias, Savic, Felipe, Lodi; Llorente, Thomas, Koke, Saúl; Correa y Vitolo.

El Valencia intentaba salir jugando desde atrás pero le resultaba muy complicado por la buena presión rojiblanca. De ese posicionamiento avanzado del Atlético llegó su primer gol porque del éxito de la presión llegó al área con cuatro jugadores, uno de ellos Marcos Llorente (gran partido del madrileño asentándose de titular) que marcó el 1-0.

El Atlético cerraba todas las vías de ataque del Valencia que solo pudo empatar con una acción a balón parado en la que sorprendió al rival con un córner al segundo palo de Parejo a Maxi Gómez, a quien incomprensiblemente marcaba Koke mientras Felipe y Saúl estaban en zona. Pero Thomas volvió a adelantar de inmediato al Atlético con una gran acción individual iniciada por una acertada presión.

En la segunda mitad Celades adelantó líneas buscando dar la vuelta al marcador. Simeone hizo dos cambios que no ayudaron al equipo. Metió a Vrsaljko por Lodi, pasando al lateral izquierdo a Arias, que luego fue cambiado por Morata poniendo otro partido a Saúl, insistiendo en el error, a jugar de lateral izquierdo. Entre un cambio y otro había empatado el Valencia a dos con otra acción a balón parado de falta magníficamente lanzada por Parejo y el gol en dos toques de Kongdobia (¿pudo hacer más Oblak?).

Simeone iba a por la victoria y quitó a Koke, que rindió peor el rato (13 minutos) que estuvo en banda izquierda, y puso a Carrasco acabando así el equipo: Oblak; Vrsaljko, Savic, Felipe, Saúl; Correa, Llorente, Thomas, Vitolo; Morata y Carrasco. El partido pasó a ser un ida y vuelta y ambos equipos pudieron marcar (impresionó Ferrán Torres en el Valencia mucho más a gusto con Saúl y Arias que con Lodi), pero la más clara, un gran cabezazo de Morata, la neutralizó Domenech. Mereció el Atlético ganar en Mestalla por su gran primer tiempo y la valentía de Simeone buscando la victoria. El Valencia fue mejor en el segundo tiempo y al final logró el empate. ¡Partidazo!