INGLATERRA

El Chelsea, primer club en adaptar el entreno al ciclo menstrual

Emma Hayes junto a su staff y con la ayuda de la doctora Bruinvels ha desarrollado un programa para medir el ciclo menstrual y como afecta a sus jugadoras.

Emma Hayes y Eniola Aluko durante la celebración por ganar la FA Cup al Arsenal en Wembley.
PAUL CHILDS REUTERS

"Es justo decirlo. Soy una entrenadora en una industria donde las mujeres son tratadas como pequeños hombres". Esta frase es de Emma Hayes, entrenadora del Chelsea, que ya ha conseguido revolucionar su industria. Hayes ha desarrollado un sistema pionero en el fútbol femenino junto con la colaboración de su staff y de la doctora Georgie Bruinvels como explica The Telegraph para ver cómo el ciclo menstrual afecta a sus futbolistas. 

A raíz de una derrota en la final de la FA Cup de 2016 ante el Arsenal, a Hayes se le ocurrió la idea. La entrenadora se dio cuenta que buena parte de la plantilla blue estaba en plena menstruación y consideró interesante medir sus efectos. La entrenadora decidió calibrar el impacto del periodo en sus jugadoras hasta llegar desarrollar un programa de entrenamiento individualizado respecto a este factor y sus consecuencias. 

Emma Hayes junto a Eva Woods, su ayudante, instaron a las jugadoras a descargar FitrWoman, una aplicación desarrollada por la doctora Bruinvels, que también colaboró, para que las atletas lleven un registro diario de su ciclo. Así, una vez la plantilla accedió, la entrenadora le pidió a sus jugadoras acceso a estos datos para poder ajustar los entrenamientos según el momento del periodo en el que se encuentra cada futbolista y para saber cómo afecta la menstruación a cada una de ellas, ya que, aunque hay síntomas considerados genéricos no todas las mujeres tienen la misma experiencia (distintas frecuencias, dolores más o menos intensos...). 

28 días, distintos síntomas, distintos ejercicios

En Telegraph, han expuesto un modelo genérico de manera gráfica donde explican cómo afecta la menstruación a una atleta (sin tener en cuenta cada factor individual) y como puede ajustar su entrenamiento.

En la menstruación, aseguran que disminuye el tiempo de reacción y que aumenta la probabilidad de lesiones musculares. Para prevenir daños, estiramientos, yoga y trabajo de reacción con poca carga física. Además, también incluye consejos de nutrición como comer pescado, un "alimento antiinflamatorio"

En la fase 2 (preovulación, días 5-14), es el momento en que las futbolistas se sienten mejor pero cuando más aumenta el riesgo de lesión muscular. La recomendación que ofrece el programa de Hayes es evitar ejercicios con cambios de velocidad drásticos.

En la tercera fase, entre la ovulación y la pre-menstruación (días 14-25), aumenta la inflamación y también comienzan los cambios de humor. El propio modelo recomienda cuidado en el comportamiento de los entrenadores y entrenadoras para no generar conflictos. Además, destacan, será una fase donde las futbolistas tengan antojos de comida menos sana. Para controlarlos, recomiendan una dieta con más hidratos de carbono complejos (pasta, patatas, legumbres).

En la fase 4, pre-menstruación, siguen los cambios de humor, baja la capacidad de reacción y coordinación y además de aumenta el dolor muscular y el tiempo de recuperación. En esta etapa recomiendan ejercicios de reacción para tratar de mantener a la futbolista lo más a tono posible

Una manera de evitar lesiones que gusta a las jugadoras

Controlar todos estos factores está ayudando a reducir el número de lesiones ya que la menstruación es un proceso inflamatorio que aumenta la probabilidad de daño en los músculos o los ligamentos.

Así, como asegura Telegraph, el Chelsea es el único club de la Liga inglesa que aún no ha tenido ninguna jugadora de baja por lesiones en el cruzado. La entrenadora Hayes reconoce que ayuda pero no se atreve a afirmar que aún se pueda establecer una relación directa entre su método y la ausencia de esta lesión.

Según Telegraph, este programa ha gustado bastante a las jugadoras del conjunto blue que lo consideran útil y les ofrece más seguridad al tener más información sobre lo que sucede en estos 28 días y cómo afecta a su cuerpo. Un tabú menos en Londres.