CASO OSASUNA

Hacienda observó discrepancias en las cuentas de Osasuna

El exresponsable del servicio de inspección de la Hacienda Navarra Oscar Martínez Bujanda ha declarado este jueves, en el juicio por presunto amaño de partidos.

Hacienda observó discrepancias en las cuentas de Osasuna
Villar López EFE

El exresponsable del servicio de inspección de la Hacienda Navarra Oscar Martínez Bujanda ha declarado este juevesen el juicio por presunto amaño de partidos, que el resultado de las cuentas anuales de Osasuna y la realidad "se parecían poco".

Martínez, quien ha comparecido como testigo en la Audiencia de Navarra, ha relatado que, en diciembre de 2013, la Unión Europea abrió un expediente a España por la presunta concesión de ayudas de Estado a los clubes españoles que no son sociedades anónimas deportivas (SAD), entre ellos Osasuna.

La UE consideraba que, por ser clubes, estas entidades tenían en el Impuesto de Sociedades una normativa fiscal más favorable que si fueran SAD.

Por este motivo, ha apuntado, la Hacienda Foral se puso en contacto con Osasuna para pedirle documentación con la que preparar alegaciones al expediente, ya que "era determinante" saber si Osasuna había tenido beneficios o pérdidas en esos años.

La entrega de la documentación se demoraba y por ello los técnicos de Hacienda mantuvieron una reunión el 3 de febrero de 2014 con el entonces tesorero de Osasuna, Sancho Bandrés, también acusado en esta causa, y un asesor del club.

Bandrés, ha comentado el técnico de Hacienda, les dijo que, si bien en las cuentas anuales podían figurar beneficios, la realidad es que en esos años había habido pérdidas, teniendo en cuenta algunas salvedades y limitaciones.

Hacienda alegó ante la UE que no había ayudas de Estado porque casi todos los años Osasuna había tenido pérdidas. 

El expediente, ha indicado Martínez Bujanda, se resolvió en enero de 2016 y determinó que conceptualmente había habido ayuda de Estadopero el beneficio obtenido por el club no llegaba a 4.000 euros y por tanto no había que hacer una regularización.

Los detectives no vieron nada raro en la conducta de los jugadores del Betis

Los detectives contratados por la Liga de Fútbol Profesional no observaron nada raro en la conducta de los jugadores del Betis Jordi Figueras y Antonio Amaya en mayo de 2014, cuando presuntamente Osasuna amañó dos partidos jugados por el equipo sevillano.

Una exempleada de la agencia de detectives que contrató la LFP ha señalado por videoconferencia, en el juicio que se celebra en la Audiencia de Navarra, que siguieron a estos jugadores del 12 al 19 de mayo de 2014 y no observaron nada relevante en su comportamiento en esas fechas. 

En concreto, no vieron que se reunieran con empleados o directivos de Osasuna.

Se trató, ha comentado, de un dispositivo de seguimiento en el que llegaron a participar hasta cuatro detectives y en horarios que iban desde su salida de casa para ir al entrenamiento y hasta el regreso a su domicilio por la tarde.

En una ocasión, ha apuntado, prolongaron la vigilancia hasta las tres de la madrugada porque los jugadores se encontraban en un bar de copas.

Con la declaración de los detectives, ha finalizado la ronda de comparecencias de testigos en el juicio, que se reanudará el próximo lunes con la intervención de los numerosos peritos convocados por las partes personadas en este proceso.


El delegado de Osasuna dice que no tiene información de que el club primara a terceros equipos.

Iñaki Ibáñez, delegado de Osasuna, ha afirmado que no tiene información "fehaciente" de que se hayan producido primas para tratar de pactar resultados en partidos de fútbol, si bien ha reconocido que es "un run run que se oye todas las temporadas". Ibáñez, que ha declarado como testigo en el juicio del caso Osasuna, ha señalado que en el club se podían hacer comentarios como "un run run general" en torno a amaños, pero "no haciendo referencia a Osasuna". "Lo achaco más a comentarios de bar", ha señalado. Además, ha afirmado que él no tiene noticia de que haya habido "sobresueldos" en el club. Por su parte, Angel Martín González, exdirector deportivo de Osasuna, ha afirmado, al igual que ya dijo en la fase de instrucción, que es mentira que él estuviera presente cuando supuestamente se entregó un dinero en la temporada 2012/2013 al Valladolid por ganar al Deportivo, como aseguró el exgerente Angel Vizcay.

"No tengo ni idea de por qué Vizcay dijo eso", ha afirmado, para señalar que es "mentira" y que cree que "tenía que ser algo importante para que hiciera esas declaraciones". "No le veo ninguna explicación", ha asegurado. Por otro lado, ha señalado que no conoce la empresa Flefield, a cuyo nombre se hicieron tres facturas y un contrato en el que se justificó la salida de 1,5 millones del club por labores de 'scouting' (seguimiento de futbolistas para realizar posibles fichajes). Precisamente, Martín González, que dejó Osasuna en agosto de 2013, ha explicado que eran él y las personas de su equipo las que realizaban esas tareas y ha considerado que "no es lógico" gastar 1,5 millones en esas labores.

Roberto Torres dice que no recibió 50.000 euros en efectivo de Osasuna y sí un adelanto de 37.000 por banco.

El jugador de Osasuna Roberto Torres ha negado que recibiera 50.000 euros en efectivo de Osasuna en 2014 y ha asegurado que sólo recibió una transferencia bancaria de 37.000 euros como adelanto de su ficha, un adelanto que pidió para pagar su boda.

Torres, que ha declarado este jueves como testigo en el juicio del caso Osasuna, ha asegurado que no recuerda haber firmado un justificante por el cobro de 50.000 euros que le habría entregado el entonces presidente del club, Miguel Archanco, para justificar el adelanto solicitado.

Se le ha exhibido durante su declaración el documento y ha dicho que la firma se parece a la suya pero no recuerda haberlo firmado. Además, ha negado que recibiera esa cantidad económica en efectivo. Ha señalado que le han exhibido recientemente en el club ese documento y que no lo recordaba. Además, ha negado que alguien le haya preparado para la declaración.

Según ha insistido, solo recibió el adelanto de 37.000 euros, que después le fue descontado de su ficha. El jugador ha dicho que recuerda, sin poder asegurarlo totalmente, que pidió la cantidad al entonces gerente de Osasuna, Angel Vizcay.

Por otro lado, ha señalado en esa misma temporada, la 2013/14, sí cobro 9.000 euros en primas, que le fueron entregados en efectivo por el entonces capitán, Patxi Puñal.

Por su parte, también ha declarado en el juicio Oriol Riera, jugador de Osasuna en esa misma temporada y que actualmente milita en el Fuenlabrada. Riera, que ha declarado por videoconferencia, ha señalado que solicitó un adelanto de su ficha de unos 50.000 euros porque recientemente se había comprado un coche y necesitaba la cantidad económica.

Según ha dicho, la forma en la que Osasuna pagaba las nóminas (primero unas mensualidades y a final de temporada una cantidad más importante) no era con la que él estaba habituado y por ello pidió el adelanto. Riera ha señalado que cree que pidió el dinero a Angel Vizcay y que se hizo una transferencia bancaria. Según consta en el club, en enero de 2014 se le hizo un traspaso de 40.000 euros y ha dicho que podría encajar con lo que él pidió, sin poder recordarlo exactamente. Por otro lado, ha dicho que no cobró cantidades en efectivo.