BARCELONA

Rakitic confirma su divorcio con el Barcelona

Cerrado el mercado de fichajes, aprovechó para pasar factura a la directiva por tratarlo como mercancía y dejó claro que su etapa en el Barça está cerca de tocar su fin.

Rakitic y el Barça están divorciándose. Queda por saber cuándo firmarán el papel, pero la decisión está tomada y, al menos una parte, lo va a hacer con reproches. Cuando nadie lo esperaba, el croata apareció por la zona mixta del Camp Nou después del partido contra el Levante y se despachó a gusto: "Ha habido cosas que no me han gustado. Lo sabe la gente que toma decisiones y lo sabemos nosotros. Varias cositas no me gustaron". Luego Rakitic dijo que "no era el momento de hablar", pero él ya lo había hecho. "Quiero pasar página. Trabajar de la mejor manera posible. Y quiero que mis compañeros, técnicos y afición sepan que estoy al cien por cien", concluyó.

El desamor de Rakitic con el Barça viene desde el verano de 2018, cuando el croata le pidió a Bartomeu una mejora de contrato con la excusa de que tenía una oferta mareante del PSG. El presidente le explicó que entonces no era posible subirle la ficha, pero sí prometió que llegaría meses más tarde. Como Rakitic no parecía estar demasiado satisfecho con la explicación, insistió en su posible marcha a París y el Barça le exigió que pagase la cláusula. Rakitic no se fue el PSG y el Barça lo le mejoró el contrato. La temporada 2018-19, Rakitic y el Barça acabaron conviviendo porque el ex sevillista estaba protegido por Valverde, que lo consideraba imprescindible.

Pero el paraguas de Valverde terminó la temporada pasada. Rakitic acabó cansado y naufragando en algún partido como el de Liverpool. Con el fichaje de De Jong, Valverde le advirtió, incluso públicamente, de que tendría que ganarse el sitio. La relación entre Rakitic y Barça seguía agrietándose y el croata volvió a reflexionar sobre una buena salida. Pero, a sus 31 años, los equipos se piensan más las inversiones. Los que ofrecen una buena ficha no pagan un gran traspaso y viceversa. El croata se quedó otra vez en la rampa de salida, pendiente de una llamada telefónica.

Rakitic se siente molesto con el club. Cree que ha sido tratado como una mercancía, pero no es menos cierto que en cuanto empezó la temporada como suplente en Bilbao y comprobó que había perdido la confianza de Valverde, fue él mismo quien movió su salida. "Me han quitado la pelota", llegó a quejarse. Ahora repite que "quiero que mis compañeros, técnicos y afición sepan que estoy al cien por cien". Pero Rakitic ya se ha empezado a despedir del Barça. Y lo va a hacer cobrándose alguna factura pública.