ATLÉTICO DE MADRID

Carrasco, el undécimo fichaje de invierno del Atlético de Simeone

El belga debutó en el Santiago Bernabéu en su segunda etapa como rojiblanco un día después de oficializarse. Morata, Augusto y Torres, los más rentables.

Yannick Carrasco volvió a vestir la camiseta del Atlético de Madrid dos años después de su salida. El belga sólo necesitó un entrenamiento para disputar los últimos 19 minutos del derbi contra el Real Madrid, donde el equipo rojiblanco cayó derrotado por 1-0

Pese a que todos los esfuerzos invernales estaban centrados en cerrar a Cavani, un '9' para competir por el puesto con Morata, la imposibilidad de incorporar al uruguayo llevó al club a hacerse con Carrasco sobre la bocina como cedido hasta final de curso, aunque con una opción de compra. El belga tiene a su favor que conoce a la perfección al Atleti y la metodología del Cholo, ya que estuvo dos años y medio bajo su mando. En febrero de 2018 salió con destino a China, pero llevaba varios meses deseando volver a Europa, con la Eurocopa a la vuelta de la esquina, y qué mejor destino que la que ya fue su casa donde en el caso de rendir a buen nivel podrá quedarse. 

En el Bernabéu se vio a un Carrasco que todavía debe coger un punto de forma, ya que no competía en partido oficial desde inicio de diciembre, cuando se paró la liga china. Pero el belga puede ser una pieza importante en el ataque rojiblanco y ante en el derbi ya dejó un fantástico regate para superar a Ramos en una de sus grandes cualidades, el desborde. Simeone se ha acostumbrado a recurrir al mercado invernal para reforzar su plantilla y salvo en la temporada 2016-17, donde una sanción de la FIFA impedía inscribir jugadores, siempre ha acudido a enero para mejorar su plantilla. En total, además de Carrasco han sido otros diez jugadores llegados a mitad de curso. 

Augusto, Torres y Morata, los más protagonistas

El primero fue Emiliano Insúa, que firmó en 2013 para reforzar el lateral izquierdo, donde sólo estaba Filipe Luis. Suplente del brasileño durante un año y medio, en total, vistió la camiseta del Atlético 17 veces antes de marcharse cedido al Rayo. Un año después fueron Diego Ribas y el Principito Sosa los jugadores que sumaron su granito de arena para ganar la Liga y alcanzar la final de la Champions, golazo del brasileño al Barcelona en cuartos de por medio. Diego acabó su segunda etapa como colchonero con dos goles en 19 partidos y con Sosa disputando 24 encuentros.

En la temporada 2014-15 también llegaron dos caras nuevas, aunque una de ellas muy conocida. El regreso de Fernando Torres fue el mejor regalo de Reyes para muchos atléticos, que no dudaron en llenar el Vicente Calderón el 4 de enero de 2015 en su presentación oficial. En sus tres temporadas y media fue una pieza importante para Simeone pese a no partir con la vitola de titular. Disputó 160 partidos y consiguió 38 goles en esa segunda etapa en casa. A la par firmó una cesión de seis meses Cani, una llegada sorpresa que prácticamente no tuvo protagonismo. Jugó seis partidos, donde su gran oportunidad fue con su titularidad en octavos de Champions ante el Bayer Leverkusen.

Fernando Torres se despidió del Atlético con un doblete ante el Eibar.

La lesión de Tiago un año después obligó al Atlético a ir con todo en invierno para reforzar su centro del campo. Llegó Augusto Fernández desde el Celta y Kranevitter de River. El primero se asentó rápidamente, uno de los fichajes que no necesitó aclimatación y fue capital para que el Atlético alcanzase la final de la Champions. Como Carrasco, salió en enero de 2018 a China con 34 partidos disputados. Una lesión de rodilla truncó su segundo curso de colchonero. Su joven compatriota Kranevitter no tuvo tanta suerte y tras seis meses en plantilla (11 encuentros) y varias cesiones se marchó traspasado al Zenit.

Con la llegada del mercado invernal de 2018 finaliza la sanción de la FIFA al Atlético, que por fin puede inscribir a Diego Costa y Vitolo. El punta es otro de los regresos al club años después de salir. Su última etapa está marcada por las lesiones y las sanciones, que le han impedido tener continuidad. En dos años sólo ha podido disputar 59 encuentros, en los que ha marcado 14 goles. Unas lesiones que también han marcado la etapa de Vitolo en el Atlético. Como rojiblanco no ha podido brillar y siempre que ha llegado a ser importante le han castigado los problemas musculares. Esta temporada goza de una nueva opción, donde hasta el momento alterna titularidades y suplencias. 

Por último está Morata, que el pasado 28 de enero cumplió un año de atlético. De enero a junio hizo seis tantos en 17 partidos y en lo que marcha de curso acumula diez en 26, máximo anotador del equipo con diferencia. A su importancia de cara a puerta en la plantilla ha añadido trabajo, entrega y ha sabido ganarse a la afición con rendimiento hasta llegar a convertir a los escépticos en seguidores.