EL PERFIL

Shinji Kagawa, mucho ruido y pocas nueces en Zaragoza

Cerca de 7.000 zaragocistas acudieron a su presentación, pero su rendimiento es escaso. Es habitual ver a seguidores japoneses en los partidos del Zaragoza.

Kagawa

Han pasado algo más de cinco meses desde que el Real Zaragoza anunciara la contratación de Shinji Kagawa, toda una bomba del mercado estival. Un fichaje mediático que levantó las expectativas del zaragocismo, que acudió en masa a su presentación. Cerca de 7.000 zaragocistas se dieron cita en La Romareda y unos setenta periodistas de 35 medios diferentes, doce de ellos japoneses, se acreditaron para cubrir el acto.

El Zaragoza se hizo con los servicios de un futbolista de 30 años que había ganado la Premier con el Manchester United y la Bundesliga con el Borussia Dortmund, además de ser un icono mediático y comercial en Asia que arrastra detrás de sí numerosos patrocinadores. En apenas un par de días el club aragonés tuvo más de 3.200 nuevos seguidores en Instagram y más de 2.500 en Twitter, muchos de ellos japoneses, y la popularidad de Zaragoza en las búsquedas de Internet en Tokio tuvo el día del fichaje una puntuación máxima de cien.

Más de cinco meses después es habitual ver a aficionados japoneses en la Ciudad Deportiva o La Romareda, pero no es menos cierto que el rendimiento de Kagawa está muy por debajo de las expectativas. Fue de menos a más en los primeros partidos y su fútbol empezó a brillar contra el Alcorcón y el Extremadura (cuarta y quinta jornada, respectivamente). En aquel momento sumaba dos goles y se le consideraba un jugador que podía marcar las diferencias en Segunda.

Fue entonces cuando se vio afectado por un virus que le impidió jugar contra el Málaga y a partir de ahí su rendimiento fue a peor, perdiendo su sitio en el once e incluso llegándose a quedar fuera de la convocatoria en un partido por decisión técnica, aunque en el último mes ya ha empezado a dar signos de mejora. En la pasada eliminatoria contra el Mallorca, Kagawa completó uno de sus mejores partidos con el Real Zaragoza, llegando a estrellar un balón en el larguero en un lanzamiento de falta. Frente al Real Madrid tiene esta noche una nueva oportunidad para lucir su mejor fútbol, demostrar que puede volver a ser importante en los cinco meses que restan de competición y darle la vuelta a la famosa expresión 'mucho ruido y pocas nueces'.