LEGANÉS

Ruibal, 'txirimiri' ofensivo en medio de la sequía del Leganés

Ante la ausencia de fichajes, el catalán está aprovechando su oportunidad para llamar a las puertas de la titularidad. Destacó en en Copa y en el Wanda. Oposita a titular en el Camp Nou.

Ruibal, 'txirimiri' ofensivo en medio de la sequía del Leganés
ALFONSO REYES DIARIO AS

Sufre el Leganés un periodo de sequía en un ataque mermado hasta el mínimo. La salida de Sabin Merino (Deportivo de la Coruña) y la venta de En Nesyri (Sevilla) han dejado a Javier Aguirre con sólo dos delanteros: Braithwaite y Carrillo. El técnico mexicano ya ha deslizado en sala de prensa que necesita refuerzos en ataque. Pero mientras tanto, inventa soluciones y maximiza recursos. De las primeras es Kevin Rodrigues, que el domingo en el Wanda ejerció de segundo delantero pese a ser lateral. De los segundos es un Aitor Ruibal que en los últimos partidos, frente a la adversidad atacante, se ha crecido para dar muestras de que puede ser una opción para potenciar la delantera. Un plan B hasta hora inédito que cierra más si cabe sus opciones de salir en enero. El club ya era receloso. Ahora más todavía. 

El primer chispazo lo dio en Copa del Rey, ante el Ebro. Pese a lo modesto del rival (un Segunda B), el atacante catalán demostró estar listo para jugar de titular si fuera necesario. Fue, de los once jugadores que el Vasco sacó de inicio, el más activo. Atacó el espacio de forma recurrente y aprovechó su velocidad para percutir con constantes internadas desde el costado diestro.

Aguirre lo desplegó como extremo diestro en un 4-3-3 inédito hasta entonces. Y ahí, arriba (habitualmente el mexicano lo había situado de carrilero diestro) mostró que, como dijo en la previa el propio entrenador, también Ruibal es alternativa para el ataque pepinero. Un juego en velocidad  que permite lucirse más a los centrocampistas por aquello de que pueden mostrar más sus recursos de pases en profundidad que con el balón aéreo, la fórmula que domina cuando juega Carrillo.

Suplente hiperactivo en el Wanda

Ante el Atlético de Madrid, Ruibal esperó turno en el banquillo y sobre esa pradera en la que ya lució con el Rayo Majadahonda (marcó tres goles durante el destierro majariego al estadio rojiblanco) disputó un buen partido. Aunque sólo tuvo 30 minutos, salió en el 61', los fogonazos que acompañaron a sus jugadas fueron especialmente destacados. De sus botas precisamente nació la ocasión más destacada.

Una internada por velocidad en la que superó a Thomas. Su pase atrás dentro del área lo dejó pasar Braithwaite. La defensa atlética lo despejó, pero el rechace le cayó a Recio. Sólo Savic pudo evitar el tanto del malagueño, que se lamentaba mientras en el área el resto de pepineros felicitaba a Ruibal por su acción.

Jugadas como ésta o las que desplegó en el Pedro Sáncho de Zaragoza en Copa podrían darle la oportunidad de jugar en el Camp Nou de inicio. Sin más recursos ofensivos que Carrillo y Braithwaite como arietes natos, la alternativa de Ruibal cobra peso. El '19' blanquiazul se ha convertido en txirimiri ofensivo entre tanta sequía de fichajes.