REAL MADRID

Nacho nunca falla

El defensa madrileño salva la papeleta de Valladolid con un gol que coloca al Real Madrid líder de la tabla clasificatoria. Esta campaña apenas ha participado en siete encuentros.

"3 puntazos para ponernos arriba!!! Grande equipo. Muy feliz por mi gol". Con esta frase, coronada con tres fotos de su partido ante el Valladolid resumía Nacho (Madrid, 18 de enero de 1990) su actuación ante el conjunto pucelano: un partido completo desde el lateral derecho con gol incluido (celebrado con un cariñoso abrazo con su entrenador Zinedine Zidane) para situar al Madrid en el primer puesto de la tabla clasificatoria tras perderla en la jornada 8 del campeonato.

Para Nacho, esta temporada no parecía traer nada positivo. Para empezar, el club decidió reforzar la posición de central al comienzo de 2019. Así llegó Eder Militao, procedente del Oporto. Su rol de tercer central se veía retrasado un puesto ante la llegada del central brasileño. De esa manera iba a ver reducida también la cantidad de minutos que iba a jugar: en las seis temporadas precedentes, el defensa madrileño había sobrepasado la barrera de los 1.000 minutos. El zaguero tuvo ofertas del Sevilla y del fútbol italiano para salir de la Casa Blanca, pero decidió quedarse… y aprovechar su oportunidad.

Sin embargo, poco a poco fue entrando en la rotación madridista: esta temporada debutó como lateral izquierdo ante Osasuna debido a las lesiones de Marcelo (se llevó un fuerte golpe en el hombro durante el encuentro ante el Levante en septiembre) y de Mendy (confirmada a escasas 33 horas del encuentro ante el conjunto rojillo, y que le mantendría un mes fuera de los terrenos de juego). También actuaría en el lateral zurdo ante el Atlético (0-0) y ante el Brujas (2-2) el 1 de octubre.

Precisamente, en el estreno de la Champions en el Bernabéu sufrió una grave lesión en el ligamento colateral interno: estaría más de dos meses en el dique seco. Volvería a jugar en Valencia el 15 de diciembre, 75 días después de su lesión. Repetiría en el lateral izquierdo, como en sus tres encuentros anteriores. También jugaría ante el Athletic una semana después, el 22 de diciembre, ante el Athletic. Sustituyó a Militao en el minuto 57 al sufrir el central brasileño un golpe en un ojo. Nacho ocupó su demarcación y estuvo a punto de marcar con un formidable testarazo que se estrelló en el larguero. No ha vuelto a jugar hasta esta semana, cuando lo hizo ante Unionistas y ante el Valladolid, donde logró el tanto del triunfo. "Estoy contento por el gol porque los tres puntos son importantes para el equipo, que quiere ganar la Liga", explicaba al final del encuentro. El central volvió a hacer lo que mejor sabe: rendir desde el primer minuto hasta el final del encuentro. El lema del Madrid. 'Hasta el final, vamos Real'. Zidane sabe que tiene un valor intangible en el trabajo sordo del madrileño. Ya lo sabe: Nacho nunca falla…