VALENCIA 2-BARCELONA 0

Los señalados del Barça en la derrota en Mestalla

La pizarra de Setién está empezando a hacerse añicos. Jugadores como De Jong, Sergi Roberto o Piqué han perdido el norte desde la llegada del técnico cántabro.

Así fue la actuación de los jugadores del Barça en la derrota en Mestalla.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
1Barcelona 43 13 4 4
2Real Madrid 43 12 7 1
3Sevilla 38 11 5 5
Clasificación completa
Próximos partidos
Barcelona - Levante D-02/02 21:00
Betis - Barcelona D-09/02 21:00
Barcelona - Getafe S-15/02 16:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 25 de enero de 2020

Ter Stegen: Espectacular. El portero alemán evitó que el equipo de Setién abandonara Mestalla con un saco de goles. Paró un penalti a Maxi Gómez, evitó un gol en propia puerta de Piqué, despejó un balón potente de Maxi Gómez, enviándolo al larguero, también detuvo en dos tiempos un disparo de Coquelin y siguió su despliegue de facultades hasta el pitido final. En los goles no pudo hacer nada. De hecho, en el primero un compañero suyo, Alba, desvió un balón que se iba fuera.

Sergi Roberto: No está cómodo en el nuevo rol que le obliga a desplegar Setién como central. Desubicado y superado, su juego es tan deficitario y está tan encasillado que ya no sube por la banda. Está mal, pero la pizarra del técnico cántabro no le está ayudando en nada.

Piqué: Su peor partido esta temporada. Hizo un penalti de libro, casi marca en propia puerta tras un nefasto despeje de Sergi Roberto, y se marcó un despeje tan defectuoso que a punto estuvo cerca de provocar un contragolpe.

Umtiti: El francés es una sombra de lo que fue. Lento, pesado, fallón, sin ideas e inseguro. Su juego es simplemente un cúmulo de despropósitos. Muy mal ha de estar Lenglet para no ser titular.

Alba: Partido para olvidar el suyo, sobre todo porque el primer gol del Valencia llegó tras un desafortunado rebote a un remate que iba fuera de Maxi Gómez. No se entendió con Fati cuando cayó en su banda. En todo caso, no desfalleció nunca ni le perdió la cara al partido, regalando algún centro interesante y aportando a cuentagotas su tradicional conexión con Messi.

Sergio Busquets: El único que parece que ha comprendido a la primera el libreto del nuevo entrenador. Perfecto en la combinación, en la salida de balón y en las ayudas. Siempre al primer toque y con criterio. El problema es que sus compañeros parece que aún están intentado descifrar el nuevo código.

De Jong: Desastroso a todos los niveles. El holandés esta semana se ponía un 6 en una entrevista a los compañeros de Sport, pero si es honesto y revisa su partido ante el Valencia podría bajar la media dos o tres cifras como mínimo. Sin alma ni juego, su aportación es simplemente estéril. Y su llegada desde la segunda línea es de una efectividad tan ilusoria como desesperante.

Arthur: Su regreso a la titularidad tras dos meses sirvió para constatar que el brasileño está sin rodaje y que le faltan recursos en su juego. El brasileño realizó una posesión estéril, sin pases profundos ni sentido ofensivo. Su juego no pasa del simple funcionariado, cumplir con el guion y poco más. Cero imaginación ni eficacia.

Messi: Acabó el partido desesperado y amargado. Y esa es la peor noticia para un jugador que se puede ir gratis este verano si así lo decide. Por lo visto es el único capacitado para chutar a puerta en el equipo. Lo intentó de todas las formas: con lanzamientos de falta, de cabeza, de remate cruzado, de disparo seco… pero en esta ocasión no le salió nada. Si a todo esto le juntamos a un pegajoso Coquelin y unos compañeros improductivos, tenemos el cóctel perfecto para explicar el enfado de Leo.

Griezmann: El francés sigue perdido. No tiene clara su posición en el campo y no encuentra soluciones ofensivas. Poco participativo en fase alta, su juego es tan decepcionante como frustrante. Un centro y un pase a Messi son su balance ofensivo.

Ansu Fati: Uno de los pocos que se salvaron del desastre general, sobre todo a partir de la segunda parte porque antes del descanso su presencia fue anecdótica. A veces parecía que el partido le iba un poco demasiado grande, pero su actitud fue en todo momento encomiable. Tuvo en el primer minuto de la segunda parte una ocasión muy clara para marcar tras un gran pase de Messi, pero el balón salió un poco desviado.

Sustituciones

Vidal: Revolucionó el partido, al menos por intensidad y testiculina. Intentó tirar al equipo y hasta participó en el juego con jugadas al primer toque. El chileno dio la cara.

Rakitic: Estuvo en el campo.

Collado: Salió con el partido ya decidido y el equipo roto.