ALMERÍA

Guti sobre su marcha del Madrid: "Me hubiera gustado una despedida con un homenaje"

El técnico del Almería repasa en Universo Valdano cómo empezó de entrenador en 'La Fábrica': "Fue raro. Me sentí a prueba, como cuando tenía nueve años"

Guti sobre su marcha del Madrid: "Me hubiera gustado una despedida con un homenaje"

Jorge Valdano fue el primer entrenador que hizo debutar en Primera División a Guti hace 25 años. "Guti y José María Gutiérrez son la misma persona", resalta el técnico del Almería en Universo Valdano de #Vamos.

Inicios en Torrejón. "Fue algo más que una diversión de calle. No recuerdo otra cosa que ir al colegio y jugar al fútbol. Recuerdo estar pegado siempre a un balón. El fútbol siempre fue algo más. Estaba apuntado a dos equipos de fútbol, fútbol grande y fútbol sala. Me gustaba tanto que no sabía si lo hacía bien o no. Recuerdo que en el colegio teníamos un torneo por clases y las chicas se acercaban a mí diciendo: 'Estamos ganando por ti".

La Fábrica con 9 años. "Fui con mi equipo de Torrejón a jugar contra el Real Madrid y ahí surgió todo. Son recuerdos duros. Se hacía muy pesado el trayecto de Torrejón a la vieja Ciudad Deportiva con mi madre. No eran tardes agradables porque tú querías que las cosas fueran más sencillas para la familia. Ellos apostaron por que yo tuviera esa oportunidad de ser profesional. Mis padres trabajaban por la mañana y mi madre estaba todas las tardes conmigo. La imagen final es la del futbolista, pero nadie se da cuenta de lo que hay detrás. Al final creo que el jugador es agradecido. Cuando las cosas suceden y te van bien, te sientes más feliz por ellos que por ti".

Campos de tierra. "Era otra época. No sé si mejor o peor. Los campos eran más duros. Hubiéramos agradecido los campos de hoy en día, porque al final se forman mucho mejor. Era otro fútbol mucho más diferente. Cuando llegué al Madrid estuve asombrado. Al principio me dijeron que iba a estar sólo dos semanas. Tuve la inmensa fortuna de no sólo quedarme toda esa temporada sino mucho años.

Problema de tamaño. "No era de los habituales de jugar. Con 13 ó 14 años era un chico más pequeño. Fue un problema de tamaño, en esas edades influye mucho. Dudé de si de verdad merecía toda la pena. Toda mi familia estaba volcando muchísimo en mí y a lo mejor yo no estaba dando la talla para que ellos dieran todo ese esfuerzo. Mis padres pensaban que no sólo era por que fuera profesional sino para alejarme de otras cosas".

Formación en categorías inferiores. "Es muy duro porque todos quieren ganar. Por encima de premiar el buen juego y el talento, tú intentas que tu equipo gane. En esas edades eres alto y tienes un poco de talento, dan más que uno pequeño. Empecé a crecer, entre el 1,80 y el 1,83. En el juvenil de último año me lo empecé a crecer. El Madrid me hizo mi primer contrato profesional. Luego todo fue muy seguido. Salté al tercer equipo, en Segunda B, y jugué dos o tres partidos e inmediatamente salté al Castilla y a los pocos partidos al primer equipo".

Personalidad propia. "Era rebelde, no conflictivo. Me gustaba experimentar cosas. El fútbol no te deja tanto tiempo para ese tipo de cosas. Yo necesitaba hacerlo. Estaba en un momento que no hacía daño a nadie. Yo trabajaba en los entrenamientos y en los partidos. Pero fuera de eso también quería una vida. Hay ciertas cosas que cambiaría, pero cada vez que vamos cumpliendo años ves las cosas de otra manera. Ya es una tontería seguir metiendo leña sobre lo que hiciste. Echo mucho de menos jugar al fútbol. Estoy todos los días entrenando, pero echo de menos esa sensación de cuando tenía 25 años".

Genialoide futbolístico. "Ahora es más complicado ver jugadores como Guti. La gente se acuerda de mí porque era un jugador diferente. Cuando la gente más se me echaba encima, es cuando más quería el balón. Cuando el equipo iba ganando, no me interesaba el partido. Si íbamos perdiendo quería salir y decir: "aquí estoy yo". 

Su época en el Bernabéu. "Por la forma de jugar, yo me equivocaba mucho. Se lo digo ahora a mis jugadores. Prefiero un jugador que da 10 pases de gol y falla 8, pero da dos. Pases horizontales no me sirven para nada. Sólo conozco un jugador que tenga un tipo de acierto tan bestial durante todos los partidos y es Messi. Los demás tienen muchos altibajos. Cada vez que sale Messi, pasa algo".

Taconazo a Benzema en Riazor. "Para mí fue algo normal. Decidí en el campo lo que creía que era lo mejor para mí y para el equipo. Me llegó el balón a la pierna derecha, el portero me tapó bien el hueco y no veía tantas opciones para hacer gol. Todo lo que hice fue en décimas de segundo. Antes de que Kaká me diera el balón, yo ya vi todo lo que podía pasar. Otra cosa es que Benzema no hubiera corrido, porque hubiera quedado yo mal. Mi gran virtud es que podía ver el fútbol muy rápido. Eso es lo que me permitió jugar tantos años en Primera y en el Real Madrid".

Jugador de culto. "Lo sentí cuando jugaba, pero más aún cuando me retiré. El club siempre pensaba que el club necesitaba otro jugador en mi posición. Eso me hacía más competitivo. Me hizo crecer. Hubiera sido muy fácil irme del Real Madrid. Decidí que los retos me gustaban. El reto de tener minutos en el Madrid con las plantillas que tuvimos es un gran logro. La gente recuerda que estuve muchos años, pero siendo suplente. Los positivos se acuerdan de ese pase o de esa asistencia, pero no se acuerdan de que fui uno de los jugadores que más jugué en el Real Madrid".

Odio en los campos. "Eso me gustaba. Era una reacción de ellos a alguna provocación mía. Me gustaba no pasar indiferente y el hecho de crecerme cuando me pitaban o me insultaban. Yo ponía mi granito de arena. Estamos en un país donde las etiquetas hacen mucho daño. Y cuando te ponen una etiqueta es muy difícil cambiarla"

Sin Mundiales ni finales de las tres Copas de Europa. "Era un jugador válido para estar en un Mundial o una Eurocopa. No tuve la confianza de ningún entrenador. Fui campeón de Europa Sub-21. Sentía que podía tener un lugar. La primera me llegó muy joven, la segunda lesionada y la tercera cuando iba a salir se lesionó César".

Orgulloso de su pasado como jugador. "No le tengo que reprochar a Guti. Me dio muchísimas satisfacciones. Me hizo el poder dedicarme a lo que tanto amaba. Me hizo poder tener un equilibrio".

Despedida. "Me hubiera gustado tener un reconocimiento o un partido homenaje. Sentí ese vacío de un club del que estuve mucho tiempo. La despedida fue normal porque me marché a otro equipo. Pero cuando pasa el tiempo crees que te mereces más. A muchos jugadores del Madrid les ha pasado esta situación y piensan que merecieron más. Me fui del Madrid porque estaba saturado".

Inicio en la cantera del Madrid. "Eso fue raro. Fue cosa de ellos. Me hubiera gustado empezar de primer entrenador, no de segundo. Ellos volvieron a ver la etiqueta, la vieron por un lado y por otro. Me sentí a prueba, como cuando tenía nueve años. Que iban a pensar que a los tres meses me iba a cansar. Fui segundo del alevín, del infantil y del cadete. Otros compañeros míos no hicieron ese recorrido. Desde que estaba en los infantiles, yo quería ser primer entrenador del Castilla. Y todos los años me ponían otra cosa".

Guti y Gutiérrez. "Fue muy curioso. Les dije: 'Olvidaos de Guti. Aquí Guti no está. No penséis que Guti era un jugador que quería tener el balón, que corría poco, que decían que corría poco... Olvidaos de él. Soy José María Gutiérrez, soy vuestro míster. La exigencia va a ser máxima desde el primer día. Quien no lo haga, no va a jugar conmigo".

Su etapa de entrenador. "Soy muy exigente como entrenador. Si hubiera sido conmigo tan exigente como lo soy con los jugadores, seguramente hubiéramos visto otro Guti. Me he dado cuenta de que en el fútbol de hoy en día, seguramente, Guti o el estilo de juego de Guti tendría poca cabida, porque es un fútbol que te exige mucho físicamente".

Jeque. "Todo ha sido un proceso muy bueno desde el día que me llama. Él lo relaciona con lo que ha visto en el juvenil del Madrid, asemejándose el Almería ese juvenil. Pero también es realista y quiere que subamos lo antes posible. Estoy supercontento con el equipo que tengo. Es una apuesta del jeque por apostar por mí, pero también es mi comienzo. A principio era un poco más protagonista yo, pero ya lo es el equipo".