FLAMENGO | LA ENTREVISTA

Lázaro: "No me presiona tener 80 millones de cláusula"

Mario Cortegana / Diario AS

El jugador con la rescisión más cara de siempre de Flamengo, que le ve como el próximo en salir tras Reinier, recibe a AS y confiesa su cariño al Madrid.

Río de Janeiro

Lázaro Vinicius tiene 17 años y su cláusula, como desveló AS en septiembre, es de 80 millones de euros, la más alta de la historia de esa fábrica de talentos que es Flamengo. En su club le ven como el próximo Reinier, es decir, como el siguiente crack en salir a Europa, y como tal le cuidan y asesoran en el día a día. El héroe de Brasil en el Mundial Sub-17 de 2019 recibe en su casa en Río de Janeiro a este periódico para repasar unos meses que le han cambiado la vida.

Al Mundial Sub-17 llegó de rebote y se fue como el jugador más decisivo. ¿Pensó que sería así?

Fue muy importante para mi carrera porque no estuve en la primera lista pero permanecí tranquilo, seguí trabajando en Flamengo y, cuando me dieron la noticia de que iba, la esperanza era trabajar para ello. Potencié lo que mejor sé hacer, definiendo mucho en los entrenamientos, y en el Mundial me consagré en la semifinal y en la final. Trabaé mucho para ello.

Tras marcarle a Francia en el 89' en semis para remontar un 2-0, ¿esperaba ser titular en la final?

Sí, sí. Los jugadores tenemos esa esperanza cuando trabajamos mucho. Hice el gol y claro que quería, como todos. Cuando el entrenador pasó la alineación de la final, seguí tranquilo, con la mente positiva; sabía que tendría oportunidad de jugar. Al llamarme el profesor para entrar ya estaba con bastante confianza.

¿Habló con usted entre la semifinal y la final para explicarle su decisión?

Sí, me dijo que estuviera tranquilo y que tendría oportunidades. En el entreno previo trabajé la finalización, que es mi mejor recurso, y luego tuve la oportunidad de marcar el gol del título y... (risas).

¿Qué pasa por la cabeza de un jugador en una situación así?

Es un momento de mucha felicidad, no sólo para mí, sino para toda mi familia y todos los brasileños porque el país no ganaba desde hacía bastante tiempo y además era en casa. Hacer el gol del título en esas circunstancias, faltando un minuto y medio para acabar, fue mucha felicidad y no sabía cómo celebrarlo. Cuando llegas al hotel y te paras a pensar, ves el vídeo del gol y recuerdas todo eso, es una mezcla muy especial.

Lo que no se conocía entonces es que estaba lesionado. Si hubiera estado bien... (risas)

Sí, yo tampoco lo sabía. Me había hecho daño en la final de la Supercopa Sub-17 en Maracaná. Fue en agosto, pero no lo supe. Pensé que me pasaba algo normal y seguí trabajando con normalidad, tratándome, pero un día, ya después del torneo, el departamento médico se dio cuenta y pidió una resonancia. Vieron que tenía mal el menisco. Menos mal que fue ahí y no me perdí el Mundial, gracias a Dios.

"Mis ídolos son Cristiano y Neymar, pero más Cristiano por la forma en que trabaja"

Lázaro

¿Qué habló con Ronaldo en la entrega de medallas?

Me dio la enhorabuena por el gol y por el torneo. Es uno de los mejores atacantes del mundo y todos, brasileños y de fuera, saben que fue un excelente 9. Yo juego arriba y me inspiro mucho en él.

En las redes sociales, con los medios, por las calles... ¿Nota que ha cambiado su día a día?

Sí, sí. Es que un Mundial lo ve todo el mundo, encima en casa, donde más se vive el fútbol. Pero siempre he sido un chico tranquilo, con los pies en el suelo y queriendo dar lo mejor.

¿Cómo lo ha gestionado?

Soy tranquilo y mis padres, como el resto de personas que me rodean, siempre me ayudan. Estoy agradecido para no perder el norte.

¿Quién es su ídolo?

Cristiano Ronaldo y Neymar, pero más Cristiano por la forma en que trabaja.

¿Y su equipo en Europa?

Tengo varios, como todos los chicos, pero siempre he tenido un cariño especial por el Real Madrid. Cuando tenía tiempo y me quedaba en casa viendo partidos, siempre eran del Madrid, con sus grandes jugadores. Pero en Europa hay muchísimos, es difícil quedarse sólo con uno.

Su cláusula, sin haber debuta con el equipo profesional de Flamengo, es de 80 millones. ¿Le pesa?

No me presiona, estoy tranquilo. Es algo que se habló pero lo que yo quiero es conseguir mis objetivos, hacer realidad mis sueños y los de mi familia. La renovación me hizo feliz porque es una recompensa al trabajo.

El año pasado se entrenó una vez con el primer equipo y este jueves hizo la recuperación de su lesión también con los mayores. ¿Cómo se notó?

Han sido experiencias muy buenas, son jugadores muy grandes. Les veo en la televisión y estar entrenando con ellos me ha dado mucha felicidad. Trabajaré cada vez más para seguir subiendo al equipo profesional.

¿Es su gran objetivo de este 2020?

Sí, por supuesto. Subir y hacer historia.

Le tocó muy de cerca la tragedia del incendio en el Ninho do Urubu, en el que murieron diez jugadores de la cantera de Flamengo el 8 de febrero de 2019.

El día de la tragedia estaba en mi casa porque estaba en mi casa porque tenía vacaciones. Mi madre vino a mi habitación y me dijo que se estaban quemando las instalaciones, pero no lo entendía. Luego, cuando puse de nuevo la cabeza en la almohada porque no entendía nada, me levanté de nuevo par ver lo que era. Y entonces me enteré de toda la tragedia... Sólo había uno de los chicos al que no conocía, al resto sí y hablaba con ellos. Siempre les homenajeo en la celebración de mis goles.