PREMIER LEAGUE

Liverpool - Manchester United: una rivalidad interminable en Inglaterra

Los equipos de Klopp y Solskjaer representan la mayor rivalidad de la historia del fútbol inglés y vuelven a verse las caras en la Premier League.

Liverpool - Manchester United: una rivalidad interminable en Inglaterra

Liverpool y Manchester son dos de las ciudades del noroeste de Inglaterra que han rivalizado desde el siglo XIX. Separadas apenas por 55 kilómetros en la M62, la enemistad entre las dos localidades fue llevada, también muy pronto, al mundo del fútbol. Liverpool y Manchester United, los dos clubes más laureados del fútbol inglés, han protagonizado momentos para la historia, se han visto las caras en más de 200 ocasiones y lo volverán a hacer el domingo 19 en Anfield.

Los dos equipos llegan en momentos totalmente opuestos. El Liverpool de Jürgen Klopp sigue batiendo récords y, después de su victoria ante el Tottenham, ha protagonizado el mejor inicio de temporadas en las grandes ligas (61 puntos de 63 posibles). Mientras tanto, el equipo de Solskjaer tuvo un inicio irregular de temporada y antes del inicio de la jornada es quinto a cinco puntos del Chelsea, que marca el acceso a puestos europeos.

El balance global favorece al Manchester United, que ha sumado 80 victorias por las 67 del Liverpool. 57 de los 204 enfrentamientos entre ambos han acabado en empate. Habrá más de tres puntos en juego, pero ¿por qué Liverpool y Manchester United protagonizan una de las máximas rivalidades del mundo del balompié?

Desde el siglo XIX hasta el fenómeno hooligan

Para entender el antagonismo entre ambas ciudades hay que remontarse al siglo XIX con el inicio de una crisis financiera mundial que comenzó a finales de 1857. En la década de los 70 ambas ciudades se implicaron en una disputa por el control del algodón que procedía desde América. Llegada a Manchester, una de las ciudades industriales más importantes del viejo continente, a través del río Mersey. Liverpool quiso cobrar aranceles y el alcalde de Manchester mandó construir un canal para evitarlos. Ahí comenzó una rivalidad que dura hasta nuestros días.

El primer partido entre ambos conjuntos se disputó el 28 de abril de 1894 y el Manchester United competía bajo el nombre de Newport Heath. El equipo mancuniano consiguió la victoria por 2-0, pero la rivalidad entre ambos equipos tendría su punto más álgido en la década de los años 50 del siglo XX. En febrero de 1958 el Manchester United sufrió un accidente aéreo en Múnich que le costó la vida a 23 jugadores entre plantilla y cuerpo técnico. Uno de los 20 supervivientes de la catástrofe fue Bobby Charlton. Jimmy Murphy cogió las riendas del equipo y construyó una plantilla que girará en torno a Charlton. Denis Law y George Best fueron el complemento perfecto de un United que gozó de una época dorada a inicios de los 60. Mientras tanto, el Liverpool se encontraba estacando en la segunda división. Hasta que, en 1959, apareció un tipo que cambiaría la vida de los scousers: Bill Shankly. El técnico escocés, de pocas palabras pero acostumbrado a sentar cátedra con las mismas, despertó del letargo a un histórico del fútbol.

El final de la década de los 60 fue de respeto y cordialidad mutua. Al menos entre los entrenadores. Busby y Shankly solían quedar a tomar té y el técnico de los 'red devils' declaró en alguna ocasión que si no ganaba el United la liga prefería que los hiciera el Liverpool. Una tregua que duró poco. Los 70 y 80 fueron del Liverpool en cuanto a títulos se refiere. El conjunto 'red' dominó el panorama nacional durante veinte años y conquistaron 11 ligas en ese periodo por las 3 del United.

El fenómeno hooligan sin embargo, se lo llevó todo por delante. Los aficionados del United vieron la arrogancia personificada en los Kenny Dalglish, Kevin Keegan e Ian Rush que conquistaron cuatro Copas de Europa en un lapso de apenas siete años. El punto de inflexión de la historia del Liverpool se dio en la final de 1985. En la denominada tragedia de Heysel fallecieron 39 personas, casi todos aficionados de la Juventus, y quedaron más de 600 heridos debido a una avalancha por parte de los aficionados ingleses. La imagen del conjunto de Anfield cambió de manera radical y la UEFA expulsó durante cinco años a los clubes ingleses de las competiciones europeas y diez años al Liverpool.

La aparición de Sir Alex Ferguson y Eric Cantona fue dinamita para la afición 'scouser': se convirtieron en unos de los principales enemigos públicos del Liverpool. De hecho, el entrenador y uno de los jugadores franquicia del United fueron protagonistas de dos conflictos. Sir Alex Ferguson recibió un puñetazo en Wembley cuando subía a recoger la FA Cup tras derrotar al Pool en la final (1-0) en 1996 y Cantona un escupitajo. Diez años más tarde, en 2006, los aficionados del conjunto de Merseyside atacaron con excrementos a la ambulancia en la que iba Alan Smith, jugador de los 'red devils'.

El último episodio recordado de la gran rivalidad entre ambos equipos lo protagonizaron Luis Suárez, en su etapa en el Liverpool, y Patrice Evra, uno de los capitanes del Manchester United. Fue en el año 2011 cuando el francés acusó al charrúa de haberle proferido insultos racistas. A pesar de la negación del delantero del Liverpool y del propio club, la FA sancionó a Luis Suárez con una alta multa económica y ocho partidos.

En el siguiente encuentro en el que se vieron las caras, Luis Suárez le negó el saludo a Evra, capitán del United. El partido gozó de momentos de alta tensión entre el delantero y el lateral y lo acabó ganando 2-1 el equipo de Manchester a pesar del gol de Suárez. Al finalizar el partido, Evra celebró de manera efusiva y provocativa la victoria a apenas un metro de Suárez.

Alexander-Arnold y Rashford toman el relevo de Gerrard y Scholes

En una época en la que es cada vez más frecuente que los clubes apuesten por realizar grandes inversiones y no mirar a la cantera, Liverpool y Manchester United siguen encontrando en sus academias un pequeño reducto. Trent Alexander-Arnold, nacido y criado en Liverpool, y Marcus Rashford, nacido y criado en Manchester, son los símbolos de los dos grandes clubes.

Los dos jóvenes, de 1998 y 1997 respectivamente, están llamados a hacer historia en sus dos clubes y a seguir la estela de jugadores como Steven Gerrard, Jamie Carragher, Ryan Giggs y Paul Scholes.

51 años sin traspasos directos entre Liverpool y United

Igual que ha ocurrido con Real Madrid y Atlético, los dos grandes equipos de Inglaterra respetan un pacto no escrito en el que un futbolista no puede firmar, de manera directa, por uno de los equipos desde el otro. El último jugador que se marchó de Anfield a Old Trafford fue el centrocampista Allenby Chilton en 1938. Desde el United han llegado al Liverpool Thomas McNulty (1953) y Phil Chisnall (1964).

Jugadores como Michael Owen, que llegó a ser leyenda del Liverpool, Paul Ince o Peter Beardsley han vestido las camisetas de los dos clubes pero habiendo pasado antes por otro equipo.

La rivalidad entre Liverpool y Manchester United va más allá del fútbol y traspasa fronteras. El equipo de Solskjaer ha sido el único capaz de "robarle" dos puntos al equipo de Jürgen Klopp en toda la Premier League y, ahora, quiere acabar con su condición de invicto y arrebatar los tres puntos de Anfield, un fortín que parece inexpugnable.