CHAMPIONS LEAGUE

Así será la nueva Champions: grupos de seis o dos liguillas

La UEFA estudia la propuesta de la ECA de ampliar en cuatro el número de encuentros de la máxima competición de clubes. Se estirará el torneo y habrá más ingresos.

Así será la nueva Champions: grupos de seis o dos liguillas

La UEFA estudia la propuesta de la ECA de estirar la Champions League y dotarla de cuatro partidos más por temporada hasta un total de 17 máximo por equipo en vez de los 13 actuales. Los clubes más poderosos de Europa decidieron en su última reunión en París que hay margen para ampliar la competición y de este modo sacarle más rendimiento económico.

Disputando cuatro partidos más de Champions cada temporada crecerían los ingresos para cada club en concepto de premios, taquilla y televisión. Esta puede ser una solución del agrado de la UEFA ante la amenaza de una Superliga europea que viene cerniéndose desde hace tiempo. Según publicó el Times, se está buscando incluso ya la fórmula para introducir en el calendario esta ampliación del torneo continental europeo. Sería desde la edición 2024-2025.

En principio hay dos posibilidades: la primera es introducir una segunda liguilla en la ronda de octavos, al igual que ya se hizo durante cuatro temporadas entre los años 1999 y 2003. Los equipos jugarían los seis partidos de esa liguilla -en vez de los dos actuales de octavos- y accederían directamente a cuartos.

La otra alternativa, más novedosa, sería componer la Champions mediante seis grupos de seis equipos. La ampliación de grupos es una medida que la UEFA nunca ha tomado para su torneo principal -siempre hubo un máximo de cuatro-, aunque sí ha utilizado en la Europa League grupos de cinco hasta su última reestructuración en 2009. Cada conjunto disputaría diez partidos en la liguilla, más los habituales siete desde octavos hasta la final. De cada grupo se clasificarían para las eliminatorias los dos primeros, más los cuatro mejores terceros del total.

La ampliación de la Champions supondría una alteración del calendario que puede afectar a varios grandes países europeos. Los torneos menores correrían riesgo de desaparición. En Inglaterra, por ejemplo, la Carabao Cup -Copa de la Liga- apenas tendría fechas en las que poder disputarse. Desde Inglaterra se barrunta con que podría pasar a ser un torneo con sólo clubes que no jueguen competiciones europeas. El interés, en consecuencia, disminuiría considerablemente.

En España, los últimos cambios en el formato de la Copa del Rey favorecen la implantación de esta nueva Champions. Al ser una competición a partido único hasta semifinales, quedan más huecos en el calendario y -en vez de fechas libres- los clubes punteros tendrían partidos europeos, con el interés y el arrastre mediático que eso supone.