BARCELONA

¿Quién es Éder Sarabia, el segundo entrenador de Setién?

Éder es hijo de Manu Sarabia, mítico delantero del Athletic. Como jugador, tuvo una retirada temprana. Activo en redes es fan declarado del ciclismo y de Messi.

Quique Setién y Eder Sarabia durante el partido de Europa League en San Siro.
MIGUEL MEDINA AFP

Eder Sarabia seguirá siendo la mano derecha de Quique Setién en esta aventura en Barcelona. Hijo de Manu Sarabia, el Athletic le apasiona pero el Dream Team marcó su manera de entender el fútbol. El vasco ha demostrado su talento para el oficio por cuenta propia pero reconoce que su padre fue determinante en la llegada a los banquillos. Manu, su padre, jugaba en el Logronés con Quique Setién que, por entonces, conoció a Éder cuando era apenas un niño. Aunque sus caminos se separaron en el trato diario nunca perdieron el contacto. Todo girando sobre el balón. Siempre, el balón.

Sarabia se unió al staff de Quique Setién en Las Palmas por invitación del propio cántabro, le siguió en su aventura en Heliópolis y ahora, viajará con él a Barcelona. Aunque entienden el fútbol de la misma manera, los partidos los viven de formas distintas. Quique es más pausado mientras Éder es puro nervio. Esa intensidad le ha llevado a varios cruces con los árbitros en Primera que se han saldado con numerosas expulsiones y sanciones. Bastantes en comparación con sus compañeros del gremio. Pero no sólo ha tenido encontronazos con los árbitros. Jose Luis Gayà aseguró después de las semifinales de Copa del Rey entre Betis y Valencia que Sarabia trató de "desestabilizarle durante el encuentro". "Se pasa todo el partido gritándome, diciéndome que deje de tirarme e intentando sacarme de mis casillas", aseguró el lateral, que acusó a Sarabia de reincidente. "No es la primera vez que lo hace. En Sevilla y el año pasado hizo lo mismo", dijo el lateral valencianista.

"Ahora nos toca esperar a que llegue un sitio bueno donde hacer cosas importantes", reconocía Sarabia en Cadena SER Bilbao a principio de temporada de manera cuasi premonitoria después de salir de un Betis que les marcó y en el que dejó su impronta personal. 

Intensidad en los 90 minutos, creyente y prácticamente del cruyffismo y reconocido admirador del juego de Leo Messi, Sarabia volverá a acompañar a Setién para intentar replicar con éxito el fútbol que enamoró al pequeño Éder (y a un Quique más veterano) hace varias décadas. Ser primer entrenador, uno de sus anhelos, todavía puede esperar.

Activo en redes y polideportivo

Éder Sarabia es de las pocas personas del mundo del fútbol que usa las redes sociales de manera natural y sin la sensación de dar un mensaje prefabricado. El vasco, muy activo en su cuenta de Twitter, ha reconocido ser admirador del juego de Leo Messi, que ahora tendrá a sus órdenes, y mientras ha estado libre no duda en comentar lo que iba sucediendo en las sucesivas jornadas de Liga. 

Pero no todo es fútbol. Sarabia es un gran fan del ciclismo, que sigue fervientemente y también práctica con asiduidad y en su foto de encabezado tiene a Rafa Nadal. Bien hará en imitar la resiliencia del manacorí en la pista para completar su próximo reto de manera satisfactoria. Can Barça espera.