TURQUÍA

Hakan Sukur, de triunfar en el fútbol a conductor de Uber

El exjugador contó cómo el gobierno de Erdogan congeló sus activos, encarceló a su padre y le obligaron a huir a Estados Unidos, donde se gana la vida modestamente.

Muchos recordarán a Hakan Sukur por ser el jugador que logró el gol más rápido de la historia de los Mundiales con la selección de Turquía. Sin embargo, a sus 48 años, su vida ha dado un giro radical. Tras unirse al partido de Erdogan (AKP), acabó saliendo por los escándalos de corrupción y una vez rotas las relaciones con Erdogan, comenzó la persecución. El exjugador cuenta que cuando congelaron sus activos tuvo que huir a Estados Unidos en 2015 mientras dejaba atrás a su padre, al que encarcelaron y más tarde dejaron salir por padecer cáncer (enfermedad que también sufría su madre). No pudo alquilar sus propiedades por temor a que el partido turco tomase represalias contra los inquilinos y abrió una cafetería en Estados Unidos que tuvo que cerrar poco después de que encarcelasen a un fan que se había hecho una foto con él y que unas personas sospechosas le intimidasen. Ahora conduce un Uber en Washington y vende libros para ganarse la vida. El exjugador contó su historia en Welt am Sonntag, donde denuncia la actitud del gobierno de Erdogan.

Le arrebataron todo: "Estoy empezando a trabajar ahora. No me queda nada en ninguna parte del mundo. Erdogan me quitó todo. Mi derecho a la libertad, el derecho a explicarme, a expresarme, el derecho al trabajo".

El AKP no era lo que pensaba: "El partido me invitó a beneficiarme de mi popularidad. Entonces comenzaron las hostilidades".

El sufrimiento de su familia: "Arrojaron piedras a la boutique de mi esposa, mis hijos fueron acosados en la calle, recibí amenazas después de cada declaración que hice...".

Su padre fue a la cárcel: "Cuando me fui, encerraron a mi padre y todo lo que tenía fue confiscado. Es un momento muy difícil para ellos. Todos los que tienen que ver conmigo tienen dificultades financieras".

Problemas en su cafetería: "Dirigí un café aquí por un tiempo. Personas extrañas vinieron a mi café y tocaron música Dombra (música que el AKP define como la música de los verdaderos turcos). Cuando regresó a Turquía, descubrieron la foto en su teléfono móvil y lo encerraron en la cárcel durante 14 meses".

El cambio del partido: "Cuando me uní al AKP, Turquía era un país que se ajustaba a los estándares de la UE y recibió una gran inversión de Europa, pero la política de Erdogan llevó a la rigidez, y se tomó una dirección completamente diferente, una orientación hacia Oriente Medio en lugar de hacia Europa".

Fue acusado de participar en el golpe de 2016 que supuestamente lazó el predicador islámico, Fetullah Gülen: "¿Cuál fue mi papel en eso? Nadie ha podido explicarme eso hasta la fecha. Solo hice cosas que son legales en mi país, en público. Pero me llamo Hakan Sükür. ¿Pueden señalar qué crimen debería haber cometido? No. Solo significa 'traidor' y 'terrorista. Soy enemigo del gobierno, no del estado ni de la nación turca. Amo nuestra bandera y nuestro país".

Apartado del Galatasaray: "El Ministro de Deportes, el presidente del país. Tal decisión no fue una decisión judicial, sino una orden de la parte superior".

Los militantes del AKP no se sienten a salvo: "Muchos de ellos incluso transfieren su dinero a los Estados Unidos a pesar de que están del lado del gobierno. Piensan que Turquía ya no es un país seguro y que puede golpearlos en algún momento".

Las polémicas de Özil y Gündogan: "Dicen que estamos en una situación difícil, que no podemos alzar la voz porque tenemos que trabajar en Turquía. El fútbol en Turquía, como muchas otras áreas, no es gratuito ni autónomo. Estamos siendo atacados con fuerza en los medios de comunicación turcos por esto. Quieren lograr que otros deportistas que consideran abrir sus bocas se sientan intimidados. No creo que la foto sea adecuada, deberían honrar al país para el que juegan. Recomendaría que Mesut e Ilkay también se unan al AKP. Luego verán qué es realmente este partido".

Mensaje para Erdogan: "Regrese a la democracia, la justicia y los derechos humanos. Sea alguien que esté interesado en los problemas de las personas. Conviértase en el presidente que Turquía necesita".