ESPANYOL-BARCELONA

Los cánticos de Cornellà y Sant Joan Despí pasan desapercibidos

El árbitro no quiso consignar los insultos a Piqué y a su esposa y en el Johan Cruyff se burlaron de Jarque durante el derbi de filiales.

Después del terremoto que supuso la suspensión del partido de Vallecas por llamar nazi a Zozulya, la nada. Todo sigue igual en el fútbol español que el sábado pasado vivió dos escenas denigrantes en las gradas de los grandes rivales ciudadanos de Barcelona en los derbis de LaLiga Santander en Cornellà y en el partido de filiales de Tercera División en el Estadi Johan Cruyff de Sant Joan Despí sin que nadie interviniera.

En el partido de Cornellà-El Prat donde se enfrentaban Espanyol y Barça el árbitro del mismo, Carlos del Cerro Grande, se negó a atender la reclamación de Piqué durante el partido que le pidió que consignara en el acta los gritos racistas y homófobos que le dedicaba una parte de la grada españolista con el canto "Piqué cabrón, Shakira tiene rabo, tu hijo es de Wakaso y tú eres maricón".

Horas antes, en el derbi de los filiales que se disputó en el Estadi Johan Cruyff de Sant Joan Despí entre el Barça B y el Espanyol B una decena de ultras del equipo barcelonista que tienen prohibido el acceso al Camp Nou, pero no al estadio donde juega el filial se burlaron del jugador fallecido del Espanyol Dani Jarque cantando "si marca Dani Jarque será un gol fantasma". Además, lanzaron consignas nazis y le desearon la muerte al comisario Lluís Venteo, el coordinador de seguridad entre los Mossos d’Esquadra y el club.