REAL MADRID

Año negro de Mariano y Brahim

Ninguno ha alcanzado ni 500 minutos con el Real Madrid en todo este 2019 que termina. Zidane no cuenta con ellos en el futuro más inmediato. Si no se van, seguirán sin jugar...

Hay dos futbolistas en el Real Madrid para los que este 2019 que expira no pasará por ser el mejor de sus años: Mariano y Brahim Díaz. Los dos constataron en la convocatoria previa al 0-0 con el que el equipo blanco cerró este año ante el Athletic, que tampoco ese día habría redención. Ni siquiera en forma de convocatoria. Fue la puntilla a un 2019 en el que ninguno de los dos alcanzó siquiera la cifra simbólica de 500 minutos con la camiseta del Real Madrid. Brahim se quedó en 474 minutos, a Mariano le fue incluso peor, apenas 244'. En otras palabras, el delantero no ha jugado ni el equivalente a tres partidos completos con el Madrid en 365 días. 

Dos futbolistas condenados a galeras y que no entran en los planes inmediatos de futuro de Zidane. No entraban en verano, cuando se les intentó poner en el mercado (especialmente a Mariano), y ahora pese a las lesiones y la evolución de la temporada, tampoco. El nueve ni siquiera ha podido darse el gusto de jugar algún minuto en lo que va de 2019-20. Esos 244 minutos corresponden a la campaña pasada... En la actual, ni siquiera ha pasado la primera criba, entrar en una convocatoria. Brahim, mientras, apenas ha recibido migajas: 9 minutos en Mallorca, la misma cantidad en Ipurua y apenas cinco ante el Espanyol (más 17' en el intrascendente partido en Brujas en Champions). También ha sido acosado por las lesiones. "Me dio un bajón", llegó a confesar hace poco. 

Mariano, en la rampa de salida

El agente de Mariano ha empezado a trabajar en una solución para el hispano-dominicano. "Queremos que salga cedido dos temporadas", expresó hace poco en un medio italiano. La situación del punta y de Brahim no son, empero, idénticas. El alto salario de Mariano (por encima de los 4M€ netos) es el gran impedimento a su marcha mientras que en el caso del malagueño Brahim, al que Zidane no quiere perder de vista del todo, su juventud y caché más bajo permite al Madrid tener más candidatos.