LIGA PROMISES

Atlético-Sevilla y Madrid-Villarreal, semifinales de LaLiga Promises

La primera se disputará este domingo a partir de las 11:00 y la del vigente campeón, a las 11:50. La final será a las 13:30 y la de consolación, a las 12:45.

Atlético, Sevilla, Real Madrid y Villarreal se han clasificado para la semifinales. La primera semifinal será a las 11:00 y a las 11:50 la segunda. Los dos vencedores se medirán a las 13:30 horas (la final de consolación será a las 12:45).

Juventus 0- Atlético 1

El conjunto rojiblanco, tras la dosis de moral que supuso endosarle un 10-0 al Baniyas, salió a morder ante la Juventus. Noé tejía las jugadas en el centro del campo y buscaba a Gonzalo y Robaina arriba. El primero intentó sorprender en varias ocasiones a Radu, guardameta juventino, con varios disparos potentes. No funcionó. El portero, pese a no destacar por su envergadura, logró atajar cada disparo.

En la segunda parte, el Atlético siguió tratando de batir al portero con disparos lejanos. Primero fue Alberto y después Jorge, ambos si éxito. Desaprovecharon un penalti dudoso en el área de la Vecchia signora, ya que el guardameta adivinó las intenciones de Robaina desde los once metros. Se fue creciendo y blocando cada intentona rojiblanca hasta que en el último suspiro del partido una contra mató a los italianos. Jesús, que recibió el balón dentro del área, ajustó el tiro al primer palo y metió al Atlético a semifinales.

Barcelona 1- Sevilla 1 (2-3 en los penaltis)

El encuentro arrancó con un duro intercambio de golpes que lució a los porteros. Primero atacó el Barcelona, con un zapatazo de Yamal y un testarazo de Pau Cubar. Tuvo cerca el gol, pero le corrió turno. Era el del Sevilla, que se topó en dos ocasiones con Jordi, hasta que Jesús Alcón armó un fortísimo disparo cruzado que no pudo hacer nada el portero. La pelea no acabó ahí y el Barcelona respondió con un tanto de Ángel.

Marc Bernal trató de remontar el partido con un disparo alto, pero lo intentó ajustar tanto a la escuadra que se marchó fuera. Tampoco tuvo éxito el jugador más letal de los azulgrana, Lamina Yamal. Aunque estuvieron más cerca Andrés Cuenca, cuyo remate en el córner acabó estrellándose en el larguero. La igualdad de fuerzas obligó a que el pase a semis se tuviera que decidir en la tanda de penaltis. Una lotería que tocó al Sevilla, tras que Cubar mandase por encima de la portería el balón.

Espanyol 1- Real Madrid 2

El Espanyol que llegaba intratable durante el torneo se encontró con un Real Madrid más serio que el día anterior. Al poco de empezar el partido, los blancos se lograron colocar por delante gracias a un golazo de Paulo Iago por la escuadra. Un duro revés para los catalanes, que llevaron la iniciativa. El 2-0 llegó en un lanzamiento de falta que Reyes ajustó al primer palo y que presuntamente dejaba encaminado el triunfo del Madrid. El 7 blanco se logra destapar como un delantero con gol tras que se le resistiese en la jornada inaugural.

El Madrid no cambió el guion, dejó el peso del partido para el Espanyol y trataba de matarlos a la contra. Carlos Díez tuvo en sus botas el 3-0, pero el disparo, escorado se marchó rozando el palo. Y ahí reaccionó el conjunto catalán. O veían puerta o el partido se acaba. Para ello recurrieron a su goleador, que no falló. Saca aumentaba su cuenta goleadora y metía al Espanyol de nuevo e la eliminatoria. Álvaro se volvió importante para los blancos. Logró despejar los disparos de Kaua y Londoño. Los blancos lograron echar el cerrojo atrás y firmó su pase a las semifinales.

Villarreal 3 - Valencia 1

El Villarreal salió a por todas ante el Valencia. En la primera acción que tuvieron los amarillos el balón acabó estrellado en el larguero. Pero fue el Valencia el que se llevó el gato al agua. Abrió el marcador en una contra en al que Carlos mandó el balón al final de la red. El Villarreal trataba de reaccionar, pero Pablo Reyes, su delantero estrella, estaba marcado por dos jugadores todo el tiempo. Pero eso no supuso problema para el jugador revelación. Logró desmarcarse, girarse y batir al guardameta para poner el empate.

En la segunda parte el Villarreal trató de cerrar la remontada. Llegaba constantemente hasta el área rival, pero les faltó precisión o se encontraban con el portero. Los amarillos perdonaban y el Valencia creaba peligro en las escasas ocasiones que tienen. Todas ellas de Marcos Roldán. Pequeñito pero con un gran disparo. Todo parecía que iba a desembocar en los penaltis hasta que volvió a aparecer Pablo Reyes. Balón en largo, volvió a desmarcarse y solo ante el portero no podía ser otra cosa que gol. El Submarino cerró el partido con otra contra que acabó con autogol del Valencia. El Villarreal sueña con la Promises y lo hace porque cuenta con él en sus filas.