BARCELONA - REAL MADRID

Los incidentes fuera del estadio acabaron con 10 detenidos

Miembros de Boixos Nois se enfrentaron a los concentrados por Tsunami y allí prendió la mecha de los incidentes.

Dentro del estadio la seguridad privada del Barcelona logró minimizar cualquier acción de protesta, que se limitó a los gritos de los asistentes, la exhibición de pancartas y banderolas y una lluvia de pelotas de plástico. Una actuación que los propios organizadores de la propuesta consideraron que fue escasa ante el despliegue de las fuerzas de seguridad. Según publica La Vanguardia su idea era la de exhibir una pancarta sobre el césped mediante la utilización de drones.

No obstante, en cuanto empezó el partido si que se produjeron enfrentamientos graves en la Travessera de Les Corts en los que se quemaron contenedores, se montaron barricadas y hubo enfrentamientos con la policía que se saldaron con 10 detenidos y 60 heridos, dos por fracturas y 58 leves por contusiones. 13 personas tuvieron que ser trasladadas en ambulancia a diferentes centros hospitalarios.

Los incidentes se produjeron cuando los ultras del Barça, concretamente el grupo Supporters dentro de lo que generalmente se denomina Boixos Nois, de ideología neonazi realizaron el habitual corteo (esto es un paseo hacia el estadio) y se toparon con los movilizados por Tsunami que cortaban Travessera, la principal vía de acceso al estadio. Esa fue la chispa que hizo saltar por los aires lo que hasta ese momento había sido una jornada de lo más tranquila hasta ese momento.

Para el Conseller de Interior, Miquel Buch, que compareció en rueda de prensa al mediodía para resumir las actuaciones policiales la jornada fue satisfactoria y que los incidentes "fueron aislados y los incidentes los crearon grupos aislados que no iban a entrar en el estadio ni eran miembros convocados por Tsunami Demiocràtic en ningún caso puedo tolerar que se diga que la violencia la generó la policía".

Ante la falta de control sobre los grupos ultras de extrema derecha que causaron los incidentes, el conseller dijo que "hay que tener en cuenta que había miles de personas y el dispositivo no era fácil porque además estamos en una alerta 4 sobre 5 en alarma terrorista".