BARCELONA 0-REAL MADRID 0

1x1 del Barça: Ter Stegen y Piqué mantienen al Barça en el liderato

El guardameta, con sus enormes intervenciones, y el central, sacando un balón en la línea de gol, impidieron que el Madrid marchara del Camp Nou con tres puntos.

Así fue la actuación de los jugadores del Barcelona en el 0-0 ante el Madrid, en el Camp Nou.

Ter Stegen: El alemán fue un auténtico muro, sobre todo en sus intervenciones a remates secos y duros de Fede Valverde. Además fue providencial cuando le tocó sacar el balón con los pies, ya que logró en más de una ocasión romper la línea de presión del Real Madrid. Un auténtico lujo bajo los palos.

Semedo: Discreto partido del portugués, que tuvo muchos problemas para frenar las incursiones de Mendy en su banda. Y si en defensa sufrió lo indecible, lo cierto es que en ataque apenas aportó nada interesante.

Piqué: Inconmensurable. Sacó un balón en la misma línea de gol en un remate un tanto forzado entre Casemiro y Benzema, y se convirtió en la única solución para frustrar la multitud de balones centrados al área por parte del Real Madrid. También tuvo que cubrir más de una metedura de pata a la hora de hacer las coberturas.

Lenglet: El central francés cuajó un partido muy irregular, con errores de párvulo a la hora de sacar el balón y con muy poca contundencia en el despliegue defensivo. Mal en la anticipación, sufrió lo indecible para no verse más desbordado de lo que ya estaba.

Alba: Aún no es el lateral izquierdo que todos reconocemos, pero estuvo atento en su banda para evitar que hubiera una vía de agua más en la defensa. Subió a cuentagotas al gota y, en una de ellas, Messi le sirvió una asistencia de oro, quedándose solo ante Courtois, pero envió el balón excesivamente desviado.

Rakitic: Jugó de pivote defensivo ante la indisposición de Sergio Busquets a última hora. Encuentro sin brillantez, pero efectivo el del croata, aunque en la primera parte se le vio superado en muchas fases del partido y sin recursos para dar sentido al juego. Tras el descanso, mejoró al menos en prestaciones.

Sergi Roberto: El de Reus no tiene acomodo en este mediocampo. Los minutos que estuvo como interior fue una pesadilla para su equipo, con errores en el control y en los pases, pero cuando dejó el mediocampo y pasó como lateral derecho, su juego ganó enteros. Cada día está más claro que su futuro no está en la medular.

De Jong: El holandés fue quien mejor se movió en el mediocampo, sin tampoco ser nada especial, pero al menos estuvo siempre al quite a la hora de interceptar balones, buscar salidas de balón y encontrar compañeros. Tuvo una gran ocasión tras una buena pared con Suárez, pero envió el balón muy manso a las manos de Courtois.

Messi: Se puso el mono de trabajo cuando comenzó a ver que su equipo empezaba a bajar el pistón y no tenía fuerzas para soportar la presión alta del Real Madrid. El argentino empezó a presionar e intentar dificultar la salida de balón del rival, con más o menos éxito, pero con mucha convicción. Se pasó buena parte del partido jugando casi de centrocampista, en un intento desesperado de redirigir el rumbo del partido y dar un poco de sentido al juego. Tuvo una gran ocasión gracias a un buen pase de Griezmann dentro del área, pero no pudo controlar con éxito el balón.

Luis Suárez: Se pasó medio partido en el verde por culpa de una sinfín de resbalones. El charrúa no tuvo un día especialmente fino, dejando solo su innegociable cuota de esfuerzo y sacrificio.

Griezmann: Un partido difícil de clasificar el suyo. Generoso en el esfuerzo defensivo, pero poco efectivo en el ofensivo. El delantero francés sigue en una línea en la que no acaba de despegar del todo. Dio una buena asistencia a Messi, pero el argentino erró en el último metro.

Sustituciones

Arturo Vidal: Tiene todo lo necesario para llevarse los aplausos de las gradas. Su ímpetu y garra dieron más consistencia al equipo.

Ansu Fati: Entró en el minuto 82, sustituyendo a Griezmann. En su debut en un clásico ya sabe cómo se las gasta el rival. El bautismo de fuego en este caso se lo brindó Carvajal con una entrada por detrás que fue merecedora de una amarilla.