BARCELONA

Vuelta a las vacas sagradas en el Barça

Después del experimento de Milán, Valverde regresará al once tipo en Anoeta siempre pendiente del estado de Alba y Semedo, que podrían regresar.

Vuelta a las vacas sagradas en el Barça
ALBERT GEA REUTERS

La alineación del Barça en Milán, como puede imaginarse, no pasará de anécdota (aunque ojo que podría tener réplicas en las primeras rondas de Copa del Rey). Valverde dio descanso contra el Inter a Sergi Roberto, Piqué, Messi (estos tres ni viajaron a Milán), Ter Stegen y Busquets. De Jong y Suárez fueron suplentes y sólo jugaron un rato. Lenglet, Júnior, Rakitic y Griezmann fueron los únicos titulares habituales que salieron de inicio en el Giuseppe Meazza.

La foto del once cambiará radicalmente en Anoeta. Valverde quiere tirar de todo en los dos próximos partidos. El Barça sabe que en estos dos partidos está en juego terminar el año en primera posición y, especialmente, crear una tendencia. Puede que el que coja la cabeza después de estos dos partidos clave (el Madrid también tiene el de Valencia). A día de hoy, hay diez titulares fijos en el Barça. Son Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Busquets, Rakitic, De Jong, Griezmann, Messi y Suárez. Queda en el aire el lateral izquierdo. Si Alba da muestras de estar al cien por cien, podría ser titular en el Clásico. Es el único cambio que puede esperarse salvo alguna sorpresa mayúscula como la presencia de Ansu o la inclusión de Vidal en algunos de los dos partidos. Pero Valverde ha encontrado el equilibrio y a su equipo en los últimos partidos y no parece muy dispuesto a tocar demasiado el equipo.

El Txingurri también ha sabido encontrar la llave de Anoeta. Un estadio que se había vuelto inaccesible para el Barça ha caído en los dos últimos años. El Barça viene de dos remontadas de San Sebastián. En la temporada 2017-18, levantó un 2-0 con un 2-4 que cerraron Suárez y Messi con dos golazos. La temporada pasada, el héroe azulgrana fue Dembélé, que puso el 1-2 después de que Suárez hubiese empatado un partido que también se había puesto de cara para el Barça. Valverde ha ganado en Donosti, pero sabe que voltear por tercer año consecutivo el resultado sería una misión casi imposible. Así que quiere que su equipo salga con las luces puestas a Anoeta.