DEPORTIVO

El mercado invernal del Deportivo queda congelado

Estaba prevista una revolución en la plantilla en enero, pero Paco Zas ha decidido paralizar todas las operaciones tras su dimisión.

Carmelo del Pozo, director deportivo blanquiazul, dialogando con Luis César y su ayudante tras un entrenamiento en Abegondo.
JESUS SANCHO RODRIGUEZ DIARIO AS

El Deportivo lleva tiempo trabajando en el mercado invernal. Hace un mes la idea del club era reforzarse especialmente en ataque. Los objetivos eran un delantero, se ha hablado con Quique González y preguntado por Enric Gallego, y buscar uno o dos jugadores de banda.

Toda esta planificación dio un vuelco por la cada vez más nefasta marcha del equipo y se pasó a plantear una auténtica revolución por dos motivos. El primero, la convicción de que era necesaria savia nueva en casi todas las posiciones para refrescar al equipo en el plano futbolístico y mental.

La segunda, y casi más importante, la falta de euros en las arcas del club. En la Plaza de Pontevedra había esperanzas de cerrar un convenio en Panamá que podría suponer en torno a dos millones de euros. Pese a lo avanzado que ha llegado a estar el tema las negociaciones no han fructificado. Así, la única forma de generar tope salarial para fichar es con salidas, lo que implicaba muchos más movimientos.

Los primeros de la lista eran los jugadores con salarios altos como Santos, Longo, Gaku, Bóveda... Así, se estaba dispuesto a escuchar ofertas por prácticamente cualquier futbolista blanquiazul menos Bergantiños en busca de ingresos para luego poder fichar.

El mercado invernal, casi la última bala para reflotar al Depor, se presentaba complejo por lo escaso de la oferta y la elevada competencia. Ahora, estará todavía más complicado tras la sorpresiva dimisión de Paco Zas ya que el presidente ha mandado paralizar todas las operaciones. Esto no solo impide cerrar salidas y entradas, también pone en riesgo cualquier negociación abierta ante la incertidumbre. Todo, unido al también incierto futuro de Carmelo del Pozo y Luis César.