ATLÉTICO DE MADRID

Felipe, el nuevo Godín del Cholo

El brasileño se ha asentado con su veteranía y jerarquía en el centro de la defensa. Ante el Lokomotiv se estrenó como goleador con el Atlético.

El Atlético certificó su avance a los octavos de final y recuperó el gol que tanto había necesitado en los últimos partidos. El juego ya estaba creciendo desde el último parón internacional, pero faltaba la culminación. El primero llegó por parte de João Félix de penalti, a la segunda después de que Trippier se hubiese topado con Kochenkov y la madera en el primer lanzamiento desde los once metros del equipo colchonero. La sentencia la puso Felipe con una volea de mucho nivel donde su escorzo se vio adornado por la acrobacia de la celebración. 

El brasileño se estrenó como goleador rojiblanco y añade una faceta más a su altísimo rendimiento, un nivel que le convierte probablemente en el fichaje más efectivo desde el inicio de curso. Y eso que le costó entrar en el equipo y salvo un minuto jugado en Butarque en la segunda jornada, tuvo que esperar al sexto partido del curso para ser titular. Fue contra el Celta y desde ese primer día dejó claro el tipo de jugador que es.

Un central que hace valer sus 30 años con experiencia, fuerza, seguridad, veteranía, jerarquía y mucho saber estar, a lo que añade un juego aéreo espectacular y una salida de balón limpia, donde partiendo por no arriesgar, sabe cuando debe buscar los pases por abajo. De cabeza estuvo a punto de marcar en ese primer día contra el Celta en un gol que ha ido rondando hasta conseguirlo en Champions. Desde ese partido ante los vigueses, Simeone comenzó a incluir a Felipe en sus esquemas rotando al brasileño con Savic y Giménez.

12 partidos consecutivos

Pero las lesiones del montenegrino y el uruguayo le abrieron las puertas del once por completo y ahora tendrán muy complicado poder arrebatarle la titularidad. Felipe ha completado los últimos 12 partidos del Atlético, 1.080 minutos de forma consecutiva formando la gran mayoría de ellos pareja con Hermoso, donde han logrado complementarse a la perfección con el español en el perfil izquierdo, encargado de la salida de balón con diagonales y envíos en largo y Felipe aportando la mayor contundencia y fortaleza atrás, muy atento a la hora de hacer las coberturas. 

Felipe hasta el momento se ha librado de los problemas físicos y ha mantenido una defensa segura a pesar de las bajas de los dos centrales veteranos de Simeone. Esa capacidad para evitar las lesiones es una de las grandes cualidades del brasileño, que le llevaron a disputar 138 partidos en tres temporadas en el Oporto sin faltar nunca por lesión.

Felipe remata para hacer el segundo gol del Atlético contra el Lokomotiv.

Con Felipe, Simeone ha encontrado su recambio perfecto a Godín, aunque cualquier comparación con el uruguayo son palabras mayores. El capitán se marchó como uno de los jugadores más determinantes de la historia del club, gol para el título de Liga en el Camp Nou y en la final de la Champions de Lisboa por medio. Pero si compararse con Godín es misión imposible, Felipe ha cumplido el rol con el que llegaba al equipo en verano por los 20 millones invertidos por el Atlético, cifra que hasta el momento parece completamente amortizable. 

Convocado por Brasil en las últimas listas, Felipe es el complemento que aporta contundencia, veteranía y mucho saber estar a un centro de la zaga donde ahora regresa Giménez, el otro jugador llamado a liderar al equipo desde atrás y se espera Savic. Hermoso también ha rendido a un nivel alto durante las lesiones de sus dos compañeros, pero a sus 24 años todavía se encuentra en un proceso de aprendizaje y tiene un juego más alegre que el de Felipe. 

Un central que se ha adaptado como un guante a Simeone y al Atlético y que, pese a no copar portadas, es una de los jugadores con mayor rendimiento en lo que marcha de curso. Si encima añade gol a su nivel, hará parecer barato los 20 millones invertidos por sus servicios una vez ya ha disipado las pocas dudas que generó en su fichaje al incorporarse al equipo con 30 años.