DEPORTIVO

Lendoiro anima a Fernando Vidal a presentarse a las elecciones

El deportivismo espera candidatos que den un paso al frente y los focos señalan al exconsejero, segundo en los últimos comicios.

Fernando Vidal, acompañado de Ernesto Bello y Richard Barral en el Deportivo
JESUS SANCHO RODRIGUEZ (SANCHOFOTO) DIARIO AS

Todavía asumiendo la segunda dimisión de un presidente en menos de un año, la afición del Deportivo ya está a la espera de ver cuáles son sus opciones tras la renuncia de Paco Zas. No ha pasado ni un día desde que el mandatario decidiera hacerse a un lado, pero de momento nadie ha dado un paso al frente para postularse como candidato. Eso sí, Augusto César Lendoiro ya ha señalado al suyo. El exmandatario, que aseguraba anoche en la Cope que "no es una aspiración mía ser presidente, pero no me podría negar', ha animado hoy, en palabras a la TVG, a Fernando Vidal para que coja las riendas.

Todos los focos apuntan a Vidal sin que él se haya pronunciado de momento. Encargado, junto a Richard Barral, del área deportiva durante los primeros años de mandato de Tino Fernández, fue segundo en las elecciones celebradas en mayo, reuniendo una cifra que rondaba las 24.000 acciones (Paco Zas ganó con 34.000 títulos).

Tras criticar duramente al propio Tino por, a su entender, "manipular el proceso" para elegir al nuevo mandatario, Vidal se retiró del primer plano y apenas se ha dejado ver en los últimos meses, más allá de asistir a la presentación de la 'Asociación de Pequeños y Medianos Accionistas del Depor' liderada por Germán Rodríguez Conchado.

En las últimas semanas se han producido movimientos de otros candidatos del mes de mayo. Loira emitió un comunicado para pedir de forma pública el regreso de Lendoiro, anunciado que el expresidente contaría con sus acciones. Tras el respaldo público del de Corcubión a Vidal, habrá que ver si ese compromiso se mantiene por parte de Loira.

A falta de poco más de un mes para las nuevas elecciones, el deportivismo espera conocer lo antes posible qué candidatos se ofrecen a redirigir el rumbo de una nave a la deriva, con todavía 80 millones de deuda a los que hacerle frente y que camina con paso firme hacia la Segunda B.