DEPORTIVO 1 - ZARAGOZA 3

Un Deportivo que da miedo

El equipo coruñés atraviesa la peor racha de su historia sin ganar: 18 jornadas. La salvación empieza a parecer una utopía y el fantasma de la desaparición sobrevuela Riazor.

El equipo coruñés atraviesa la peor racha de su historia sin ganar: 18 jornadas. La salvación empieza a parecer una utopía y el fantasma de la desaparición sobrevuela Riazor. Varios son los factores y las causas que han llevado al Deportivo a esta situación. Todos los estamentos del club tienen su parte de responsabilidad...

La peor racha de su historia

El Deportivo es colista de Segunda división, el más goleado de la categoría y va en caída libre hacia la Segunda B. Ante el Zaragoza enlazó 18 jornadas sin ganar, la peor racha de su historia. Suma únicamente 12 puntos en 19 jornadas. Sólo una reacción histórica, que ahora se antoja utópica, le llevaría a alcanzar los teóricos 50 puntos necesarios para lograr la permanencia. En estos momentos, los coruñeses están ya a 8 puntos del Málaga, el equipo que marca la salvación. Pero no sólo los números juegan en contra de la esperanza coruñesa, también las sensaciones.


El descenso y la desaparición del club

El descenso del Deportivo a Segunda división representa uno de los golpes más duros de la historia del club y supondrá una catarsis para la entidad. Algunas voces aseguran que el descenso supondrá la desaparición de la entidad blanquiazul, puesto que no generaría ingresos suficientes para asumir los plazos de la deuda que tiene. Sin embargo, ese fatal desenlace podría tener todavía una solución. Dicha tabla de salvación pasaría por una nueva ampliación de capital y renegociar otra vez la deuda con Abanca, el principal acreedor del Deportivo. Esas dos operaciones posibilitarían que uno de los nueve campeones de la Liga española desapareciera. Esa doble vía es algo que ya sabe y que ya estudia el actual Consejo de Administración.

Una plantilla de Segunda B en Segunda

Todo en el mundo que conoce a Carmelo del Pozo dice que su punto fuerte es que es un trabajador incansable. Así que no hay razón para dudar de ello. Pero como dice el profesor y conferenciante Victor Kuppers, "no hay nada más peligroso que un inútil motivado". Esto no quiere decir que el director deportivo del Depor sea un inútil, pero desde luego sí ha quedado demostrada su ineptitud para configurar plantillas capaces de cumplir sus objetivos, por lo menos en el Deportivo. Muchas son las decisiones que se le pueden reprochar. la gestión de las salidas de Quique González, Edu Expósito, Caballo... Pero los ejemplos más claros son los fichajes de Longo y Gaku, dos de los futbolistas en los que más dinero se ha gastado. Se han convertido en dos lastres, puesto que no dan el nivel ni para este mediocre Deportivo y sus altas fichas colapsan el tope salarial de cara al mercado de invierno. También se podría hablar de la elección de los técnicos o del modelo de juego. ¿Qué tienen que ver Natxo González con Martí o Anquela con Luis César? ¿Qué estilo de juego ha querido implantar en el Deportivo? El propio Anquela lo sabía ni cuando se hizo cargo del equipo ni cuando ya llevaba varias semanas entrenando. 

Una deuda de más de 80 millones

El Deportivo es el club más pobre del fútbol español. No sólo no tiene patrimonio, sino que además tiene una deuda de más de ochenta millones de euros. La renegociación de la misma y un acuerdo con Abanca han posibilitado que pueda hacerla frente en 'cómodos' plazos y llegar a tener el tercero y el sexto presupuesto de Segunda, pero en una situación de total endeblez económica. Dicha deuda viene heredada de la etapa de Lendoiro. Aunque el expresidente trata de restarle importancia, ésta lastra los movimientos del club y ha supuesto, tanto la temporada pasada como la actual, una presión añadida para recuperar la Primera división cuanto antes. Resolver el problema de la ingente deuda heredada por Tino Fernández, cuando éste llegó al cargo, provocó que el sucesor de Lendoiro centrara la mayor parte de sus esfuerzos en reconducir los problemas económicos del club y delegara las tareas de la parcela deportiva en dos directores deportivos que no han estado a la altura. Primero, Richard Barral y luego, Carmelo del Pozo.


División social: tinistas y lendoiristas

Desde la salida de Lendoiro en enero de 2014 y la llegada de Tino Fernández, el deportivismo vive inmerso en una fractura social. Por un lado han estado los tinistas y por otro, los lendoiristas. Esa 'guerra civil' ha perjudicado al Deportivo. El primero que vaticinó el desastre hacia el que caminaba el Deportivo fue el extécnico del Deportivo y este domingo verdugo de su exequipo: Víctor Fernández. En diciembre de 2014 y tras perder con el Málaga, el técnico zaragozano dejó una premonición que va camnino de encontrar respuesta con el posible descenso del Depor a Segunda: "Llevamos un camino de autodestrucción absolutamente imparable. Percibo un ambiente contaminado como nunca había visto. Lo que estoy viviendo en torno a la ciudad y al equipo está fuera de todo control. No sé adónde nos va a llevar, pero a nada positivo”. El técnico señalaba a los deportivistas que habían preferido participar en esa 'guerra' de facciones por encima del interés del Deportivo. La llegada de Paco Zas tampoco ha ayudado a la paz social y no ha hecho más que agravar dicha división. Su acceso a la presidencia con el voto a favor de Tino Fernández y en contra de los dos otros principales candidatos, ha hecho que un sector del deportivismo no le vea con buenos ojos. Zas tiene el apoyo accionarial, pero no el respaldo de la masa social. O lo que es lo mismo, las acciones le otorgan la presidencia, pero la grada de Riazor no termina de legitimarle.

Falta de referentes

En estos momentos, el deportivismo no encuentra ningún referente de peso dentro del club. El último gran referente fue el exentrenador Fernando Vázquez, al que muchos ven como el único capaz de salvar al Depor. La salida del técnico gallego en verano de 2014 por criticar algunas decisiones de la dirección deportiva supuso un duro golpe para la afición y recrudeció la división entre lendoiristas y tinistas. En estos momentos, el actual consejo de administración baraja su regreso a la entidad en el caso de una posible destitución de Luis César.