Temas del día Más temas

ALMERÍA

Camaleónico José María Gutiérrez

El técnico del Almería, que ha utilizado cuatro esquemas de juego en cinco encuentros, fue decisivo en la remontada ante el Mirandés a la hora de mover el banquillo para reaccionar a la inferioridad numérica.

''Quiero trasladar mi estilo de juego, esto es, tener más el balón y tenerlo con protagonismo y sin miedo de perderlo; sin balón, ser agresivo y presionar cerca de la portería contraria. Busco que mis futbolistas se diviertan'', aseveró el todavía Guti en su presentación como entrenador del Almería. "El entrenador se tiene que adaptar a los futbolistas que tenemos. Queremos jugar bien, pero sabemos que lo más importante es ganar", matizó. El madrileño quería que no se le asociase a un sólo estilo de juego, aunque las palabras son una cosa y los hechos, otra. Estos sí se asemejan al matiz de un José María Gutiérrez que ha utilizado cuatro dibujos en sus cinco encuentros como entrenador en solitario en la LFP. Este sábado sus dotes camaleónicos le dieron tres puntos a un Almería que los veía muy lejanos en el minuto 20.

Si como jugador supo actuar como delantero, mediocentro o incluso como mediapunta, en el área técnica también está rápido para adaptarse a los distintos escenarios. En el 19' se cumplían los peores presagios de la previa del encuentro. César de la Hoz se marchaba expulsado y el técnico del Almería no tenía ningún central en el banquillo al dejar fuera de la lista a Owona y Ozornwafor por decisión técnica (el camerunés también está apuntado en la lista negra de Al-Sheikh, según ha podido saber AS). Aguza y Jonathan saltaron a calentar, siendo el último el elegido diez minutos después, en detrimento de un Corpas que boxeó con el banquillo.

José María Gutiérrez colocó entonces a su equipo con un 1-5-3-1, su cuarto esquema del curso sin contar el 1-4-4-1 final, con Martos y Petrovic acompañando a Maras en el centro de la zaga y Balliu y el propio Jonathan como carrileros. Sorprendió también ver a Juan Muñoz hacer las labores de interior, cerrándose Lazo para dejar a Vada como mediocentro posicional y Darwin de único delantero. La modificación surtió efecto, empezando el Almería a dominar el encuentro (no lo había hecho ni con once contra once) y a generar ocasiones. El descanso no frenó la inercia, sino que la empujó, empatando Juan Muñoz a los 40 segundos y volteando Darwin (apunta maneras de gigante) a los tres minutos.

El encuentro invitaba a guardar la ropa, aunque el de Torrejón de Ardoz consideró que era mejor aumentar la distancia. Las ocasiones de gol no se materializaban y a la hora de juego entró Aguza para seguir con el mismo dibujo, pero dándole más control y pausa a los rojiblancos. Justo al marcar Lazo el 3-1 y a volver a jugar en igualdad numérica, JMG reordenó al equipo dando entrada a Romera y volviendo a dos líneas de cuatro, con Balliu de extremo en el costado diestro. No fue la primera ocasión que el madrileño protegió los costados con un doble lateral, en Tenerife lo hizo incluso en las dos bandas.

En los cinco encuentros con Guti, la UDA nunca ha tenido más posesión que el rival: 43'8% de media, tres triunfos consecutivos y cinco jornadas sin perder.

En concreto, Guti ha utilizado cuatro esquemas de juego en sus cinco encuentros al frente del Almería. Empezó con el 1-4-3-3 y el 1-4-2-3-1, variando frente al Numancia al 1-4-4-2 para colocar dos puntas, aunque el cambio más significativo fue darle la titularidad a Fernando, eterno suplente en las dos temporadas que lleva junto a René, el capitán, en la entidad almeriense. Además, César de la Hoz, mediocentro, ejerció de central tanto en el encuentro ante el cuadro soriano como este sábado. Con las dos modificaciones el ex del Real Madrid buscaba una salida de balón más limpia desde zona de iniciación.

Eso sí, sacar el esférico sin dar un pelotazo no significa en el Almería posesiones largas, sino que la intención son veloces transiciones defensa-ataque con un equipo muy vertical. Un dato: en los cinco encuentros con Guti, la UDA nunca ha tenido más posesión que el rival: 43'8% de media, tres triunfos consecutivos y cinco jornadas sin perder. "El míster ha dado en el clavo", afirmó Balliu tras el encuentro del sábado. "Todo el mérito es de los jugadores", respondió Guti.