Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Albacete Albacete ALB

-

Liga Endesa ACB
Iberostar Tenerife TEN

-

Movistar Estudiantes EST

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Coosur Real Betis BET

-

Unicaja MAL

-

Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Groningen Groningen GRO

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Willem II Willem II WII

-

M. City MNC
1
Otamendi 84'
M. United MNU
2
Rashford 22' (p), Anthony Martial 28'
Final

CITY - UNITED

El derbi de Manchester decide el futuro del City de Guardiola

El City, que está a once puntos del Liverpool, recibe a un United que viene de ganar al Tottenham de Mourinho pero que no logra dos victorias seguidas en la Premier desde marzo.

Guardiola da patadas al balón en el entrenamiento del Manchester City de ayer.

Se juega hoy un derbi desigual pero de resultado incierto como todos aquellos en los que las emociones son invitadas a la fiesta (sigue el partido en directo en As.com). El "vecino ruidoso", como definió Alex Ferguson al City, ya está por encima de su eterno rival y eso da para muchos decibelios en la grada. Pep Guardiola habló en la previa del derbi de Manchester como si se fuera a enfrentar al de sir Alex: les ve capaces de ganar en cualquier sitio porque "el United es el United". Ciertamente el Manchester de Mourinho ya le fastidió la fiesta al City, el día que los de Guardiola intentaron ganar la liga ante su máximo rival en el Etihad. Esa victoria confirmaba la tendencia de resultados positivos del United en casa de su rival (dos victorias y un empate) hasta el pasado noviembre, cuando los de Guardiola vencieron 3-1.

Pero la diferencia entre los dos equipos es hoy abismal. Es cierto que Ole Gunnar Solskjaer ha conseguido llevarse tres puntos ante rivales potentes (Chelsea y Tottenham) pero está muy lejos de ser un equipo campeón. Es un conjunto joven, inocente, irregular, con velocidad y un delantero enrachado (Rashford lleva 12 goles en 13 partidos entre su club y la selección) y acaba de celebrar la victoria ante los spurs tras la mejor primera mitad de la temporada, seguida por una segunda muy mediocre, igual que la campaña que está realizando: séptimos y sin dos victorias seguidas desde marzo.

Si alguien quiere entender el por qué del éxito del United ante equipos que hoy son superiores, pueden repasar la rueda de prensa que dio Mourinho el miércoles tras caer en Old Trafford. El portugués retaba a aquellos que dicen que el United sufre ante los grandes: "En realidad es lo contrario. Defienden muy atrás ante aquellos a los que no les puede quitar la posesión, y salen a la contra. Y sufren contra los que les ceden la iniciativa". Solskjaer no ha conseguido, porque no pretende, hacer que los suyos tengan un ataque organizado y que se relacionen en el área rival con los ojos cerrados. Prefiere que la velocidad de Lingard, Daniel James y especialmente Rashford marque las diferencias. Incapaz de mantener la portería a cero (dos partidos sin encajar en los últimos 26) depende de la inspiración de sus delanteros.

El City es, con mucha diferencia, el conjunto que más ocasiones claras crea y el que menos permite a sus rivales. Sin embargo se encuentra tercero y a once puntos del Liverpool. Se puede explicar de dos maneras: la lesión de Laporte les dañó mucho tanto la defensa como el ataque y la falta de contundencia en las dos áreas les ha hecho ceder terreno. El aficionado del City añadiría que el VAR les ha quitado seis o siete puntos. El encuentro entre semana ante el Burnley (1-4) demostró que el equipo está enchufado y hasta con nuevas soluciones tácticas para crear incluso más; si con 20 ocasiones no basta, como ocurrió en la derrota ante el colista Norwich, habrá que hacer 25. A Guardiola, que dice pero no piensa que la liga está perdida, no le queda más remedio que ganar todo lo que queda hasta final de temporada.