REAL MADRID

El peor calvario de Marcelo

El brasileño es víctima de su cuarta lesión esta temporada, una cifra de bajas inéditas para el lateral en cualquier otra campaña de su carrera.

Marcelo, tendido sobre el césped en Mendizorroza durante el Alavés-Real Madrid.
ANDER GILLENEA AFP

La temporada va camino de convertirse en el annus horribilis de Marcelo. Al menos en lo que respecta a las lesiones. Con el problema muscular en el sóleo izquierdo que el Madrid comunicó este jueves por la mañana, el brasileño ha sufrido ya su cuarta lesión en lo que va de temporada, una cifra inédita en su carrera.

El lateral, de 31 años, se ha perdido seis partidos en lo que llevamos de curso por lesiones, en la mayoría de los casos menores. Una dolencia en el cuello le hizo perderse el partido de Champions contra el PSG en el Parque de los Príncipes y los duelos ligueros ante Sevilla, Osasuna y Atlético. Regresó contra el Brujas, pero volvió a ser baja en el siguiente encuentro, contra el Granada, por una elongación en el bíceps femoral de la pierna derecha que le tuvo apartado apenas cinco días.

El segundo parón de selecciones le permitió recuperarse para regresar en plena forma y estar a tope hasta justo antes del siguiente parón, cuando se perdió el encuentro ante el Eibar. En medio de la política de silencio a la que se acogieron Bale y James, tampoco hubo parte médico en esa ocasión para Marcelo.

Ahora, esta lesión muscular en el sóleo izquierdo pone en duda su participación en el Clásico dentro de 13 días. Con una dolencia similar a principios de temporada James tardó 15 días en reincorporarse a los entrenamientos. El brasileño se perdería tres encuentros si consiguiese reaparecer en el Camp Nou, lo que elevaría a nueve los partidos de baja esta temporada.

Las lesiones siempre han sido respetuosas con Marcelo a lo largo de su carrera. En ninguna temporada había estado en el dique seco más de tres períodos, según los datos de Transfermarkt. Las mismas tres etapas de baja que ha sufrido en las últimas cuatro temporadas.

Su lesión más grave fue en la temporada 2013-2014, cuando una fractura metatarsiana le tuvo casi tres meses de baja y le impidió disputar 18 partidos. Ninguna otra lesión le ha obligado a estar parado más de un mes.

Marcelo tiene otro motivo para el optimismo pensando en el segundo tramo de la temporada. La incidencia de las lesiones que ha sufrido se concentra en la primera mitad de campaña. Sólo en dos ocasiones se ha perdido partidos con el Madrid en los últimos tres meses de competición a partir de marzo.