ATLÉTICO

Bruno Guimaraes se despide entre lágrimas del Paranaense y apunta al Atlético

El centrocampista brasileño saltó al campo en el minuto 93 para recibir la ovación de todo el estadio. Se fue despidiendo uno a uno de sus compañeros y recibió el calor de su afición.

Era el minuto 93, el Atlético Paranaense jugaba su último partido en su estadio ante el Santos y Bruno Guimaraes saltaba al campo. La afición le recibió con una atronadora ovación sabedora que estaban ante el último encuentro del centrocampista con la camiseta del club de la ciudad de Curitiba. Todo apunta a que su nuevo destino será el Atlético de Madrid, que finalmente le ha ganado la partida al Flamengo que se unió a la puja por el medio brasileño, con pasaporte español, en el tramo final.

Bruno Guimaraes apenas tuvo tiempo de tocar el balón, estaba renqueante de una lesión pero sí que pudo dar la vuelta al estadio entre lágrimas y repartiendo abrazos a todo el mundo: a Marco Ruben, a Rony, a Marcelo Cirino... No faltó nadie. Incluso, marcó su último tanto en su estadio a puerta vacía para el delirio de una afición que no paró de corear su nombre. Ahora Brasil es pasado su destino está en España. En el Atlético.

El conjunto rojiblanco consiguió una opción preferencial el pasado verano cuando adquirió a Renan Lodi, incluso su abogado estuvo en el Wanda Metropolitano. Su precio, como anunció ya AS, es de 30 millones de euros y el Atlético será informado en todo momento de las ofertas que lleguen de otros clubes. Desde la entidad rojiblanca son precavidos ya que están 'atados' por el límite salarial y no descartan sorpresas de última hora. Su intención es fichar en el mercado invernal al medio de corte defensivo para ahuyentar a otros clubes poderosos de Europa y dejarle cedido en otro equipo.