JUVENTUS - ATLÉTICO

Ataque de valentía de Simeone en Turín

El Atlético salió a presionar a la Juve, atacó más y creó más ocasiones, pero no pudo dar la vuelta al gol de Dybala ni con el talento excelso de Joao Félix.

Simeone sacó el equipo a presionar a la Juventus. La eliminación de la temporada pasada y la imagen de equipo asustado, provocó un ataque de valentía en el entrenador del Atlético que se agradece. Y presionó bien en varias fases. Dos tiros desde lejos de Thomas y Saúl y varios centros buenos al área aventuraban que el gol del Atlético podía llegar. Pero la calidad individual de Dybala se impuso en el primer tiempo, con controles geniales, caños imposibles y moviendo a su equipo con maestría.

Cuatrivotazo. El Cholo recuperó en Turín ese cuatrivote que ya utlizó la campaña pasada. Jugar con cuatro medio centros, distribuidos en un 1-4-4-2, la pizza habitual del Cholo, o en ese 1-4-3-2-1 que intenta últimamente, provoca que esos centrocampistas pierdan prestaciones al jugar en banda, como le sucede a Koke, cuyo irregular rendimiento se debe a los constantes vaivenes por varias demarcaciones a los que le somete el Cholo, y de alguna manera también lo sufre Saúl, que ayer empezó por la banda derecha y acabó de lateral izquierdo. Simeone arrancó con este once: Oblak; Trippier, Felipe, Hermoso, Lodi; Saúl, Herrera, Thomas, Koke; Vitolo y Morata.

Marcas. Las acciones a balón parado deben trabajarse a conciencia. Y es habilidad del entrenador elegir la forma de defender (marcaje en zona, individual o mixto) y acertar en asignar las marcas. Esta temporada Simeone no está teniendo fortuna a la hora de elegir a los marcadores ni la forma de marcar en las acciones a balón parado. Ayer optó para el marcaje al hombre a Trippier, Thomas, Herrera, Felipe, Koke y Hermoso, y dejó en zona a los más altos (Morata, Lodi, Saúl y Vitolo). En dos faltas laterales y un córner en contra en el primer tiempo, los jugadores tuvieron acierto individual, pero en la última falta lateral, Dybala (¡qué exhibición del argentino!) la pegó directa y Oblak no tuvo su acierto habitual.

Menino de Ouro. Simeone no cambió el plan en el segundo tiempo. Cambió hombre por hombre, Joao Félix entró por Vitolo. El portugués fue el mejor y en tres acciones demostró que puede cambiar el rumbo de los partidos, pero no hubo puntería por parte de sus compañeros. Simeone desmontó el cuatrivotazo en el minuto sacando a Correa por Herrera. Y cuatro minutos más tarde metió a Lemar por Lodi, colocando a Saúl de tres. La ofensiva del Atlético fue total pero ni un gran Joao Felix, que jugó en su sitio, le permitió empatar. Presionando al rival y saliendo al ataque hay más opciones de ganar. Para tener contindencia en las áreas hay que trabajarlo. Tanto la fase defensiva como, sobre todo, la fase ofensiva. Ante el Barça debe ser valiente Simeone si quiere ganar el partido. Y necesita ganarlo.