ALMERÍA

El máximo goleador nacional, sin hueco en el Almería de Guti

Darwin, Juan Muñoz y Sekou no dejan paso a Rubén Enri, que ha anotado 19 goles en catorce partidos con el filial. El curso pasado tocó la plata con el Reus.

El máximo goleador nacional, sin hueco en el Almería de Guti
CARLOS BARBA DIARIO AS

Ha materializado 19 dianas en los catorce encuentros que ha disputado en el difícil grupo IX de Tercera División. Es el máximo goleador de los 482 equipos españoles que compiten en categoría nacional.. Es Rubén Enri (Vilasar de Mar, Barcelona, 1998). La temporada pasada debutó en Segunda con el Reus y el pasado mes de julio aterrizó en el filial del Almería con el objetivo de jugar en el primer equipo, con el que fue convocado frente al Albacete. Los fichajes del jeque se lo están poniendo difícil. Él habla con goles. 

- El curso pasado jugó en el Reus en Segunda. ¿Ha dado dos pasos atrás?

Empecé en Tercera con el filial del Reus y acabé jugando con el primer equipo con todo lo que pasó. No siento que haya sido un paso para atrás. ¿Me gustaría estar más arriba? Sí, pero estar en un filial es bueno, los sub-23 podemos subir, jugar Copa... No creo que sea un paso para atrás, pero a veces dar un pasito atrás significa dar dos hacia adelante. Aquí vi una buena oportunidad y un equipo que tiraba de cantera. 

- Está siendo un año complicado para la cantera en el sentido de que ningún jugador ha debutado con el primer equipo. ¿Mina la moral?

Bueno, siempre tienes la ilusión de poder subir. Ahora el proyecto ha cambiado un poco con la entrada del nuevo dueño. Hay más dinero y más fichajes para subir rápido a Primera y con eso los jugadores del filial tenemos menos posibilidades. Siempre tenemos la ilusión de que con constancia y trabajo llegará ese momento. Nos lo tomamos con calma. 

- ¿Sienten realmente que llegará el momento? En el mercado invernal habrá en torno a cuatro entradas.

Creemos en que tendremos la posibilidad de entrar. Pero como en cualquier equipo es difícil subir de Tercera a Segunda. 

- Por eso es importante que el 'B' ascienda a Segunda B.

Claro, cuanto más cerca estemos a nivel de categoría es más fácil. Intentaremos subir al equipo a Segunda B, lo estamos haciendo bien. En cuanto al primer equipo, a ver si suena la campana y que alguno pueda, además de entrar en convocatoria, debutar. 

- Darwin, Juan Muñoz, Sekou y el nueve que llegue en enero. ¿Ve las puertas cerradas en su caso o se fija en el ejemplo de Chumbi con el último ascenso?

No sabría que decirte. Un equipo de Segunda División intenta tener los máximos jugadores posibles para que haya esa competencia máxima. Yo me tomo como un objetivo subir al primer equipo y disputar un partido aunque sé que está difícil al haber tantos delanteros, además de los rumores de que van a traer más gente arriba en el mercado de invierno. Me lo tomo como algo personal para trabajar más y mejor para estar preparado por si el míster del primer equipo me da la oportunidad. 

- ¿Cómo está viendo el primer equipo?

Con el anterior entrenador el equipo empezó muy bien, pero la Segunda División es una categoría muy difícil. Es complicado aguantar tantos partidos arriba. La racha no es tan bueno ahora mismo como la de antes, pero seguimos manteniéndonos entre los cuatro primeros, que es lo importante para subir. 

- Pedro Emanuel fue cesado estando en segunda posición. ¿Le sorprendió?

Sí, sorprendió a todo el mundo porque es raro que echen a un entrenador estando entre los dos primeros. No sé cuál fue la decisión para llevar a cabo eso. Si es para que el equipo vaya mejor, lo entendería. No sé responderte bien a esta pregunta. 

- ¿Ha charlado ya con Guti?

No, no he tenido ocasión de hablar con él. 

- Se está hablando mucho de la presión. Petrovic dijo la semana pasada que quien no pueda jugar con presión ha elegido mal la profesión.

Todo futbolista que quiere aspirar a más tiene esa presión. El primer equipo la tiene al aspirar a Primera División, el objetivo marcado, y el filial, ascender a Segunda B. No sé con exactitud en qué niveles la presión puede afectar. En mi caso, presión ninguna. Particularmente no me afecta en ese sentido, pero en Segunda la presión es máxima. 

- Está la corriente de Petrovic y otra que muestra que Jesús Navas, Kiko Femenía o Bojan lo pasaron mal por esa ansiedad.

En categorías tan altas hay personas que trabajan para que el futbolista no tenga tanta presión. Es entendible que si el equipo tiene que subir a Primera, tenga presión. Somos profesionales, intentamos llevarlo de mejor manera, con ayuda de psicólogos o del cuerpo técnico. Hay que saber llevar la presión y cuanta menos, mejor porque hace lo que le gusta y lo que siente, así se trabaja mucho mejor dentro del campo. 

- Volviendo al filial, son el mejor equipo del grupo IX de Tercera en las últimas siete jornadas, con seis triunfos y una igualada. ¿Qué ha cambiado?

La continuidad, sobre todo, como visitantes. Ganar fuera de casa te da más confianza y te planteas las semanas de otra manera. Hemos tenido la suerte de encadenar seis partidos sin perder y al jugador le va bien a nivel moral. Esperemos seguir así para estar en la zona alta. 

- Ha materializado 19 goles en trece jornadas, el pasado domingo

Estoy muy muy feliz, que es lo que más me gusta y de lo que vive un delantero, sobre todo, ayudando a mi equipo a que cada fin de semana gane el partido. Lo llevo bien. Intento estar siempre lo mejor preparado y colocado para meterlos. Este año estoy teniendo más suerte de cara al gol. Eso va por rachas. 

- ¿Qué le ha aportado al equipo Nandinho?

Quieras o no, que el equipo tenga más efectivos entrenando hace que haya más competitividad y que salgamos mejor en los partidos. Cuando entrenas con doce o trece jugadores, el nivel en las sesiones baja porque ya sabes quién va a llevar el '1', el '2', el '3'... Que haya más jugadores en el equipo provoca más competencia y que todo el mundo luche, en mi caso, por llevar el '9'. 

- Este domingo derbi ante el Poli Almería.

Un derbi siempre es especial, pero al fin y al cabo, son tres puntos más. Es lo mismo ganar esta semana que otra. Eso sí, tenemos ganas de sacar los tres puntos.