Competición
  • Champions League

CELTA

El Villarreal fue un talismán celeste en el último curso

Los vigueses lograron los seis puntos de la pasada campaña frente al Villarreal, dos triunfos vitales para sellar la permanencia en Primera División.

Los jugadores del Celta celebran uno de los tres goles marcados el año pasado en La Cerámica.
Ángel Sánchez / Diario As

EI Celta se reencuentra este domingo con su rival talismán del último curso. Los vigueses lograron los seis puntos de la pasada campaña frente al Villarreal, dos triunfos vitales para sellar la permanencia en Primera División. La primera victoria llegó en La Cerámica, el 8 de diciembre de 2018, hace ya casi un año, en el que hasta la fecha es el último triunfo a domicilio del conjunto olívico. Aquel partido, en el que el Celta rindió a gran nivel, significó la destitución de Calleja, quien ahora se reencuentra con su verdugo.

El Celta se adelantó en La Cerámica al filo del descanso gracias a un tanto de Brais Méndez y sentenció en los primeros compases del segundo acto merced a los goles de Okay y Maxi. Sin embargo, Bacca puso la incertidumbre con un doblete sobre la bocina. Finalmente, Cardoso logró su primer, y único, triunfo a domicilio y el Celta miraba hacia arriba en la tabla (undécimo, a dos puntos de Europa y seis por encima del descenso).

Épica. El partido de la segunda vuelta en Balaídos fue el inicio de 'A Nosa Reconquista'. El Celta llegaba a ese partido con el agua al cuello y Aspas reaparecía para salvar a su equipo, que llegó al descanso de ese duelo (0-2) con pie y medio en Segunda. La remontada de la segunda parte fue también la remontada hacia la salvación.

Roger regresa a Vila-Real trece años después

El partido de este domingo será especial para el segundo entrenador del Celta, Roger García Junyent, que vistió la camiseta del Villarreal durante tres temporadas, entre 2003 y 2006. El talentoso mediapunta zurdo había desarrollado toda su carrera futbolística en Barcelona, primero en el Barça y luego en el Espanyol, hasta que decidió hacer las maletas para enrolarse en el ambicioso proyecto amarillo. Compartió vestuario con Riquelme, Cazorla, Forlán y compañía en aquel equipo que se quedó a las puertas de la final de Champions en 2006. De hecho, el centrocampista catalán participó en el tramo final de aquel mítico encuentro en el que Riquelme falló un penalti que hubiera provocado la prórroga en el partido de vuelta de semifinales ante el Arsenal. Roger entró en el minuto 82 y vio sobre el césped la parada de Lehmann al argentino. El ahora técnico celeste se reencontrará el domingo con dos ex compañeros de aquella etapa: Calleja y Cazorla.