Competición
  • Champions League

LEGANÉS

Cuéllar y Suárez, reencuentro tras el polémico gol del Camp Nou

El portero del Leganés y el ariete del Barça se verán de nuevo tras el gol con falta que le concedieron al culé en enero y que el VAR no anuló. Su pique viene de lejos.

Cuéllar y Suárez, reencuentro tras el polémico gol del Camp Nou
Sergio Ruiz PRESSINPHOTO/GTRES

Las vacas sagradas del FC Barcelona entrenaron ayer con normalidad. Leo Messi, Griezmann y Luis Suárez retornaron a la sesión de los blaugrana sin problema alguno. Apuntan a que podrán estar listos para jugar el sábado en Butarque, lo que en el caso de este último, del charrúa, es sinónimo de reencuentro con Iván, el Pichu, Cuéllar.

Su cara a cara llega diez meses después de que el delantero marcara frente al Lega en el Camp Nou (en verdad fue gol en propia puerta del guardameta) en una clara falta que ni el árbitro del partido, de Burgos Bengoetxea, ni el árbitro del VAR, Iglesias Villanueva, estimaron como tal. Aquello provocó una protesta formal del Leganés a la RFEF, un moratón en la mano derecha del arquero y una ola de indignación al sur de la capital.

"A veces te tienen que lesionar"

Indignación en varias direcciones. La primera, hacia el árbitro por no entender como falta una acción sin lugar a la duda. La repetición de la imagen mostraba como el ariete tocó con la bota la mano del portero cuando éste trataba de embolsar la pelota. Por ese golpe, Cuéllar fue incapaz de recogerla y acabó dentro de las mallas. Tanto es así, que el portero terminó con los tacos marcados en su mano. La marca, cuentan los que la vieron, era más que llamativa. El gol supuso el 2-1 y al Lega se le escapó otra vez el sueño de puntuar en el Camp Nou, porque la cosa terminó finalmente 3-1.

"A veces te tienen que lesionar para que te piten falta", comentó el guardameta después del partido en una publicación en sus redes sociales. Fue la única manifestación que hizo el arquero de lo sucedido.

También hubo indignación hacia Valverde. El entrenador del Barça acudió a sala de prensa con el verbo rotundo para negar lo que las imágenes habían demostrado. "Es un gol como un piano de grande. Suarez no toca al portero. Es cierto que le han estado atendiendo un rato y eso va muy bien para el qué dirán, pero no hay más", dijo. Su reflexión molestó por entenderse como una falta de respeto hacia el humilde.

Y por último hubo indignación con Suárez, que incluso durante el partido se picó con Cuéllar y le espetó en varias ocasiones, refiriéndose a su plancha en la mano, que si "tenía pupa", tal y como captaron las imágenes de El Golazo de Gol.

El viejo pique Suárez - Cuéllar

Aquella no era la primera vez que Suárez y Cuéllar tenían sus más y sus menos. El duelo dialéctico entre estos "dos cables pelados" (Javier Aguirre dixit) llegó en la 16-17, cuando el portero aún militaba en el Sporting, aunque creció un año después, cuando, ya de pepinero, se vieron de nuevo en Butarque.

En un acción en la que Suárez braceó con Pichu, el portero exageró la acción e hizo que el charrúa viera la amarilla. Después el ariete marcó un gol que celebró en la cara de Cuéllar. Una temporada después llegó el polémico gol, todo precedido por una retahíla de chispazos entre uno y otro que acabó con la falta de Suárez al portero, el culmen de una noche tensa que antecede el reencuentro entre ambos este sábado (13:00) en Butarque.