Competición
  • Europa League
  • Euroliga

REAL MADRID

Vinicius vuelve a su km. cero

El brasileño maravilló en la visita de la Real Sociedad la pasada campaña en la que fue su primera titularidad liguera con el Madrid.

Vinicius, en el partido ante el Valladolid.
JUAN AGUADO DIARIO AS

Se va LaLiga y llega Vinicius. Así titulaba este diario su crónica del Real Madrid – Real Sociedad de la pasada campaña. El equipo dirigido por Solari venía en ascenso y no podía permitirse pinchazo alguno si quería aguantar el pulso que le llegaba desde la Ciudad Condal. Para recibir al cuadro txuri-urdin había una novedad con respecto a todos los onces de las 17 jornadas anteriores: Vinicius Junior. Los 12 minutos acumulados bajo las órdenes de Julen Lopetegui no concordaban con el potencial que se le presuponía a la joven promesa de 18 años, ni con los 45 millones de euros pagados al Flamengo, dicho sea de paso.

El técnico argentino, ferviente defensor del "talento evidente" del carioca, le había dado dos intrascendentes titularidades (en el 6-1 copero ante el Melilla y el 0-3 ante el CSKA en el Bernabéu que sonrojó un pase a octavos ya cerrado). Sin embargo, la oportunidad de oro llegaba ante los hombres de Imanol Alguacil. La afición había visto destellos de color en una temporada gris siempre que Vinicius se hacía con el esférico y pedían más en una encuesta de AS. Aunque el equipo no respondió (0-2), Vini no decepcionó.

Aihen Muñoz, lateral derecho donostiarra en la noche madrileña, no pudo contener los regates constantes de un Vinicius alegre que puso la primera piedra de su idilio con el coliseo blanco. El único que consiguió frenar el ímpetu con el que afrontó el encuentro fue Rulli, portero realista que desbarató todas las ocasiones generadas por el '27', y no fueron pocas: manos a mano, remates francos, disparos lejanos e incluso un derribo en el 66’ que ni Munuera ni Melero, en la sala VAR, quisieron ver. "Ha cometido un error Munuera Montero y desde el VAR, Melero López. Para esto está el VAR, es que es penalti clarísimo", señalaba Iturralde González en Carrusel.

Vinicius, desde el partido con la Real a la lesión

Partidos Goles Asistencias Minutos (%)
17 2 6 1269' (82,9%)

El Madrid decía definitivamente adiós a LaLiga con una vuelta por disputar (el Barça se alejaba a 10 puntos), pero daba la bienvenida a una razón para aplaudir hasta el final de la misma. A partir de esa noche de Reyes, la banda izquierda blanca tendría por dueño a un Vinicius cuya sonrisa no se apagaría hasta el 5 de marzo. Dos meses después de enamorar al Bernabéu, el madridismo presenció una derrota ante el Ajax en los octavos de Champions cargada de consecuencias. Los holandeses eliminaban al Madrid de su competición y el de São Gonçalo sufría una lesión de la que parece solo haberse recuperado físicamente.

Recuperación parcial

De esta manera, exactamente dos meses después de la caída, regresaría en la victoria ante el Villarreal (3-2), jugando 16 minutos y con un rostro nuevo pero conocido en el banquillo. Zidane había relevado a Solari como entrenador y tenía diferentes planes para con el brasileño que su predecesor. La falta de minutos en esos últimos partidos fueron muescas en el sonriente Vinicius del pasado reciente. Esa ausencia de alegría resultó en una menor trascendencia con los blancos, costándole esto su presencia en la Copa de América, que Brasil ganaría a la postre.

Evolución de Vinicius en el Madrid

Lopetegui Solari Zidane
Partidos 2 26 14
Goles 0 3 1
Asistencias 0 12 1
Minutos (%) 12' (0,9%) 1.610' (57,7%) 568' (31,5%)

Zizou no para de repetir que es joven y que será importante en el club, pero los números no engañan. Si con Solari jugó el 57,7% de los minutos disponibles, sin contar su etapa en el Castilla (1610' en 26 encuentros), con el galo, en cambio, ha disfrutado de 568' repartidos en 14 partidos, el 31,5% del total en el que estuvo disponible. Y esa confianza se refleja tanto en el talante del jugador como en las estadísticas que regala: 3 goles y 12 asistencias con el rosarino y 1 tanto y 1 pase decisivo con el marsellés. Números y sensaciones van de la mano en este caso.

Asimismo, la explosión de Rodrygo ha creado una balanza entre ambos que no para de decantarse en favor de su amigo y compatriota. Aunque hay algo cierto en el discurso de Zidane, sólo tiene 19 años y el tiempo sigue jugando a su favor. Tras un verano de trabajo y una constante búsqueda de pausa en la definición, el extremo descarado del pasado 6 de enero sólo ha aparecido en ocasiones contadas y ya va siendo hora de enterrar el cuentagotas. Por ello, tendrá que hacer caso a las leyendas y buscar la suerte pisando, de nuevo, su propio kilómetro cero.